Público
Público

El BCE descarta una coordinación de bancos centrales para salir de la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El miembro del Comité Ejecutivo y del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo José Manuel González-Páramo descarta una acción coordinada del BCE, la Reserva Federal de EE.UU. y otros bancos centrales para subir los tipos de interés e impulsar así la salida de la crisis económica.

En una entrevista concedida a EFE, González-Páramo considera que el BCE dispone de sus propios instrumentos para lograr ese objetivo, al tiempo que cree adecuados los actuales tipos e interés en la zona del euro.

Pregunta: ¿Hacia dónde lleva la estrategia de salida de la crisis del BCE?

Respuesta: El riesgo sistémico de liquidez casi ha desaparecido, y con él la necesidad de algunas de las medidas adoptadas de manera excepcional. Mantener mucho tiempo un exceso de liquidez puede ser perjudicial y crear entidades adictas a la liquidez del BCE. Por esa razón hemos reorganizado nuestras operaciones y suprimido algunas.

P.- ¿Va la estrategia de salida del BCE acompañada de una subida progresiva de tipos?

R: Los movimientos de tipos serán proporcionales y guiados al 100 por ciento por los riesgos que estimemos existen para la estabilidad de precios. En la actualidad, los tipos están en el nivel adecuado para asegurar la estabilidad de precios.

P.- Ninguna señal a los mercados

R.- No debemos dar señales a través de la política de liquidez. Aquí le llamamos "principio de separación". Una cosa es la política de liquidez y otra la política monetaria. Cuando se anunció hace unos días la supresión de ciertas operaciones de provisión de liquidez, los indicadores de expectativas sobre tipos de interés no se movieron. Eso quiere decir que el mercado comprende muy bien nuestra política, lo cual nos da mucha satisfacción.

P: ¿Es oportuno que la salida de la crisis global sea coordinada?.¿Moverá ficha el BCE sin esperar a que lo haga la Fed?.

R: Siempre ha habido coordinación, antes de la crisis, durante la crisis y después de la crisis. Pero el episodio del 8 de octubre del año pasado fue excepcional. Que seis bancos centrales, entre ellos el BCE y la Fed, decidieran de forma coordinada bajar los tipos fue una primicia que se dio por una circunstancia muy específica, el impacto sistémico global derivado de la quiebra de Lehman Brothers. Desde entonces, no se ha actuado a la vez, salvo en los acuerdos de permuta de divisas (swap).

Si se analiza, por ejemplo, nuestra política de liquidez y la de la Fed, concluiremos que no tienen nada que ver. Nosotros tenemos nuestros instrumentos de intervención, tradicionalmente distintos y un mandato muy claro, que nos obliga con la economía europea, con los riesgos de inflación, con el poder adquisitivo de pensiones y salarios en la Eurozona.

Esa es nuestra guía. No tendría ningún sentido, en virtud de no se sabe qué criterio, coordinarse para, todos a la vez, subir los tipos. Eso no ocurrirá.

P: ¿Cree que habría que reformar el mandato del BCE?

R: Tenemos el mejor mandato que uno pueda pensar. Pone las cosas en su sitio y asigna un objetivo muy claro: Inflación a medio plazo inferior pero cercana al 2%. Esto nos ha ayudado mucho durante la crisis. Cuando se discutía de deflación, nosotros siempre estuvimos confiados en que la deflación no era un riesgo central, precisamente por la credibilidad que tiene el anclaje de expectativas de inflación. Y nunca hemos visto que esas expectativas de inflación se nos escaparan de las manos. Ya vemos tasas de inflación positiva en la dirección correcta. Un banco central puede atender la estabilidad de precios pero no puede atender con un sólo instrumento tres objetivos más.

P: ¿En que proporción están participando los bancos españoles en las inyecciones de liquidez del BCE?

R: La proporción se corresponde con el tamaño de la economía española. Pero esa cifra no tiene lectura. El sistema financiero en cada país es distinto y tiene formas distintas de financiarse.

P: ¿Cual es la incidencia en España del programa de adquisición de cédulas puesto en marcha por el BCE para aliviar el crédito?.

R: Como para la Eurozona en su conjunto, este programa es una medida positiva para España, en tanto que España es uno de los primeros emisores de cédulas de Europa. El éxito del programa ha sido rotundo. Ha avivado mucho el mercado primario y ayudado a la liquidez del secundario.

P: España asume la presidencia de la UE en un momento clave para la construcción de la nueva arquitectura europea. Dada la debilidad económica española, ¿podrá liderar Europa?.

R: España puede liderar Europa. Tiene un programa con directrices claras, pero es cierto que la situación actual le obligará a un esfuerzo adicional para guiar con el ejemplo.

Carmen Valero