Público
Público

El BCE duplica su capital por el riesgo de tener pérdidas al comprar deuda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Banco Central Europeo (BCE) va a duplicar su capital hasta 10.760 millones de euros para afrontar el riesgo de pérdidas por la compra de deuda pública y la volatilidad en los mercados de divisas.

El BCE decidió ampliar su capital en 5.000 millones de euros con efectos a partir del 29 de diciembre de 2010.

El consejo de gobierno de la entidad decidió duplicar el capital "en vista del aumento de la volatilidad en los tipos de cambio, las tasas de interés y los precios del oro, así como de los riesgos de crédito".

Además, justificó el aumento del capital, el primero desde la creación del BCE hace doce años, también responde a la necesidad de ofrecer una base de capital adecuada en un sistema financiero que ha crecido considerablemente.

El BCE ha lanzado un mensaje a quienes en las últimas semanas han considerado que la entidad debería comprar más deuda de los países que han sido fuertemente penalizados en el mercado con un fuerte aumento de las primas de riesgo por sus dificultades económicas, como Grecia, Irlanda, Portugal y España.

A comienzos de diciembre, la rentabilidad de la deuda a diez años de Irlanda subió al 7,9%, la de España al 5,1% y la de Portugal al 5,8%.

Grecia pagó por su deuda a diez años un 11,5%, mientras Alemania sólo un 2,8%.

La entidad monetaria europea no teme tener pérdidas pero ha hecho hincapié en que la ampliación de la compra de deuda soberana tiene elevados riesgos, según dijo a EFE el analista de Commerzbank Michael Schubert.

En caso de que un país de la zona del euro se declare insolvente, su deuda soberana tendrá menos valor y eso implicaría pérdidas para el BCE.

Para garantizar la transferencia de capital al BCE, los bancos centrales nacionales de los países del euro deberán pagar la contribución al capital adicional de 3.489 millones de euros en tres cuotas anuales iguales.

El primer pago será de 1.163 millones de euros y se llevará a cabo el próximo 29 de diciembre. Los dos pagos siguientes serán a finales de 2011 y 2012, respectivamente.

El porcentaje mínimo de capital suscrito que deben pagar los países europeos que no tienen el euro como moneda se reduce del 7 hasta el 3,75 por ciento para contribuir a los costes operativos del BCE.

Hasta ahora, los bancos centrales de los 16 países del euro suscribían el 93 por ciento del capital del BCE y el 7 por ciento restante se repartía entre países que no forman parte de la Eurozona como Reino Unido, Suecia y Dinamarca.

Los bancos centrales de esos países harán unos ajustes mínimos a su cuota en el capital y pagarán 84.220 euros el 29 de diciembre.

Alemania aporta al capital del BCE un 19 por ciento, Francia un 14 por ciento, Italia un 12 por ciento, España un 8 por ciento, Grecia un 2 por ciento, Portugal un 1,8 por ciento e Irlanda un 1,1 por ciento.

El Banco de España tiene hasta ahora 478 millones de euros en el capital del BCE y pasará a tener al final de la ampliación 893 millones de euros.

España aportará a la ampliación de capital del BCE un total de 415 millones de euros, de los cuales pagará 138 el 29 de diciembre, cuando se realiza el primero de los tres pagos.

El Bundesbank (banco central de Alemania) aportará ese mismo día 316 millones de euros y cuando concluya la ampliación de capital, a finales de 2012, tendrá 2.037,7 millones de euros en el capital del BCE (ahora 1.091 millones de euros).

El Banco de Francia pagará el 29 de diciembre 237 millones de euros y al final de la ampliación tendrá en el BCE 1.530 millones de euros (ahora 819 millones de euros).

El Banco de Italia pagará ese día 209 millones de euros y al final su contribución al capital del BCE ascenderá hasta 1.344 millones de euros (ahora 719,8 millones de euros).

El BCE inició la compra de deuda soberana a comienzos de mayo y ha adquirido hasta ahora bonos por 72.000 millones de euros.