Publicado: 06.06.2014 12:08 |Actualizado: 06.06.2014 12:08

El BCE lleva el bono español a su mínimo histórico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El rendimiento de la deuda pública española a 10 años caía a un nuevo mínimo histórico y el diferencial frente al bono alemán se situaba en los niveles más bajos de casi cuatro años, tras la nueva ola de estímulos del Banco Central Europeo para luchar contra la amenaza de la deflación y apuntalar la frágil recuperación económica del bloque.

El bono español a 10 años tocaba nuevos mínimos históricos en el 2,7%, mientras el diferencial de la deuda española a 10 años frente a su equivalente alemán caía a 137 puntos básicos, su nivel más bajo desde finales de julio de 2010. Por su parte, la rentabilidad de los bonos italianos a diez años caía 10 puntos básicos (pb) al 2,85%. El rendimiento del bono alemán a diez años, de referencia para la zona euro, abrió 3 pb más bajo, en el 1,33%.

La deuda de otros países castigados durante la crisis de la denominada "periferia" del euro como Italia e Irlanda también se apuntaba a la tendencia, que los operadores atribuían especialmente a las medidas anunciadas por el BCE el jueves para impulsar los préstamos bancarios en algunas de las economías más vulnerables del continente. "La conclusión real que se ha sacado de la reunión del BCE de ayer es que estas medidas apoyarán a la periferia (de la Eurozona)", dijo Anton Heese, codirector de estrategia de tipos de interés en Morgan Stanley. "La forma con la que el BCE ha intentado diseñar su respuesta estratégica es reforzar el mecanismo de transmisión y esto debería traducirse a costes de financiación más bajos en la periferia", añadió.

El BCE rebajó sus tipos de interés a mínimos históricos, llegando incluso a situar por primera vez en la historia los tipos de interés para depósitos por debajo de cero. Entre otras medidas, el presidente del BCE, Mario Draghi, también perfiló un nuevo programa de liquidez a largo plazo para que los bancos concedan más créditos a empresas pequeñas y medianas.

Los analistas dijeron que las medidas del BCE deberían garantizar un periodo garantizado de baja volatilidad que anime a los inversores a aparcar dinero en deuda de alta rentabilidad, reduciendo los costes de financiación de la periferia en relación con los de otros países considerados menos vulnerables.