Público
Público

El BCE mantiene el precio del dinero ante la "inestabilidad"

Trichet advierte de que "las medidas de inyección de liquidez" se irán retirando

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Banco Central Europeo (BCE) decidió hoy dejar inalterados los tipos básicos de interés en la zona del euro en el 1%, ya que se mantiene la incertidumbre sobre el crecimiento económico.

Con los tipos en este nivel históricamente bajo, el BCE quiere apoyar la reactivación económica de los países que comparten el euro porque los bancos comerciales todavía afrontan importantes riesgos que podrían truncar la incipiente recuperación.

La institución europea informó en Fráncfort de que también dejó inalterada la facilidad marginal de crédito, por la que presta dinero a los bancos, en el 1,75%. A su vez, el BCE mantuvo la facilidad de depósito, por la que remunera el dinero, en el 0,25%.

El endurecimiento de las condiciones que ponen los bancos de la zona del euro para conceder créditos a empresas ha disminuido considerablemente en el tercer trimestre respecto al segundo y en menor medida en el caso de los préstamos a los hogares, según una encuesta del BCE. La relajación de los estándares de crédito hace prever a los expertos del banco alemán Commerzbank que se va a producir 'una mejora a medio plazo en la oferta de créditos'.

Pero, al mismo tiempo, el BCE mantiene la cautela y recuerda que la situación no se ha normalizado y que la recuperación todavía no es estable.

El endurecimiento neto de las condiciones de los créditos acumulado durante las turbulencias financieras todavía no ha comenzado a cambiar de tendencia y sigue siendo importante.

Por ello, el banco europeo se mantendrá durante algún tiempo en un compás de espera hasta contar con indicadores económicos que apoyen el crecimiento estable. Tampoco va a dar señales de una estrategia de salida de su actual política monetaria radicalmente expansiva.

Las cifras sobre la evolución de la inflación, el -0,1% en octubre frente al -0,3% del mes anterior, también facilitan al BCE mantener esta posición porque parecen confirmar sus pronósticos de que será de nuevo positiva a finales de año. No existen riesgos deflacionistas inmediatos ni inflacionistas a medio plazo.

La decisión del BCE contrasta con la política que han tomado recientemente países como Australia o Noruega, que han aumentado el precio del dinero un cuarto de punto hasta el 3,25%, el primero, o hasta el 1,50% el segundo.El BCE prepara la salida de la crisis

En la rueda de prensa tras la reunión del consejo de gobierno, Trichet dijo que 'teniendo en cuenta la mejora de las condiciones en los mercados financieros, no todas las medidas de inyección de liquidez van a necesitarse de igual manera como en el pasado'.

En este sentido, el presidente del BCE añadió que los mercados financieros descartan que la entidad monetaria vaya a prolongar las subastas para inyectar liquidez con un año de vencimiento e hizo hincapié en que no quiere modificar estas expectativas.