Público
Público

El BCE mantiene tipos por los riesgos en la economía

El tono de Trichet deja ver que el precio del dinero no subirá este año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por segunda vez en apenas cuatro años, los banqueros centrales se han vuelto a quedar sin vacaciones. La ausencia de descanso estival se filtraba ayer en el aspecto demacrado del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, que anunció en rueda de prensa la decisión de mantener los tipos de interés un mes más en el 1,5%.

El banquero francés, que apura sus últimas semanas al frente de la institución, tuvo que desdecirse, casi por completo, de los comentarios vertidos en la última reunión del Consejo de Gobierno del regulador, el pasado 4 de agosto. Entonces, Trichet dejó entrever que los riesgos inflacionistas eran muy altos y que en septiembre era posible una nueva subida de tipos.

En la reunión de agosto, el Banco había anunciado una posible alza

La insinuación de Trichet desencadenó el primer golpe de la ola vendedora que arrasó los mercados en agosto. Pero ayer, aprendiendo de los errores pasados, el discurso oficial de la institución fue especialmente cauto, neutro y mesurado. Y dentro del indescifrable lenguaje con el que se escribe la política monetaria, la impresión de los expertos es que el precio del dinero se quedará al nivel actual durante algún tiempo.

Trichet reconoció que si a principios de agosto la opinión del Consejo de Gobierno era la de que el principal riesgo era una subida de precios, ahora creen que la posibilidad de una nueva crisis económica pesa más en la balanza. En su defensa, aseguró que no se trata un cambio de opinión del guardián del euro sino de una adaptación a las nuevas circunstancias económicas, que han virado en un mes abruptamente. Con todo, el presidente de la institución habló de 'aprender' del pasado y de que el organismo que representa está 'preparado para actuar', aunque las circunstancias cambien.

En su intervención, defendió a capa y espada la actuación de la entidad que preside y de la que se retirará el próximo 31 de octubre. 'El control sobre la estabilidad de precios ha sido impecable', aseguró.

El PIB alemán caerá un 1,4% en el último trimestre, según la OCDE

En este sentido, el tono del discurso no hace aventurar que habrá una bajada en los tipos de interés de forma inminente, como descontaba una parte de los mercados, y la intervención siguió marcada por la presión de los precios de las materias primas y del crudo sobre la economía.

El análisis que hicieron de la situación económica los miembros del Consejo de Gobierno terminó con una revisión a la baja de las previsiones del PIB para la zona del euro. Según su estimación, el crecimiento anual en la zona del euro estará en una horquilla entre el 1,4% y el 1,8%, frente del 1,5% y 2,3% previstas en junio. En 2012, la incertidumbre queda patente, ya que las bandas se amplían hasta la posibilidad de crecer entre un 0,4% o un 2,2%.

El BCE no fue el único organismo que revisó ayer a la baja sus pronósticos. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) anunció ayer que prevé para el G-7 (las mayores economías mundiales excepto Japón) un crecimiento menor al 1% en el segundo semestre del año. Según sus cálculos, los países más desarrollados del planeta se estancarán prácticamente en el último trimestre del año, cuando sólo crecerán un 0,2% de promedio.

La OCDE pronostica que en los últimos tres meses del año la actividad en Alemania retrocederá un 1,4%. Además, dice que el paro correpeligro de enquistarse.