Público
Público

El BCE no interviene con la firmeza de sus pares

El banco europeo tiene un 5% de deuda frente al 13% de la Fed y el 18% del Banco de Inglaterra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Se multiplican las voces que piden al BCE una mayor contundencia en sus actuaciones, un mayor volumen de compra de bonos de los países castigados para frenar la escalada imparable de las rentabilidades de las deudas en el mercado secundario, que afectan al precio de las emisiones. El BCE acumula en su balance, entre títulos públicos y privados, el equivalente a algo más del 5% del PIB de la zona del euro, alrededor de 600.000 millones. Es un porcentaje bajo, si se compara con el que acumulan otros bancos centrales como la Reserva Federal de EEUU (13%) o el Banco de Inglaterra (18%). Este último anunció además esta semana que es probable que refuerce esta estrategia de compra de deuda pública para mitigar el efecto que sobre su economía puede tener el parón que está sufriendo la zona del euro a base de austeridad.

Pero mientras las acciones en Reino Unido o EEUU tienen un efecto más rápido porque los inversores sólo pueden comprar un único bono público en sus respectivas monedas, en el mundo del euro el dinero se refugia en bonos alemanes huyendo cada vez de un mayor número de países a quienes financiarse empieza a suponerles un esfuerzo excesivo. Si el BCE interviene tarde, como ocurrió la semana pasada con los bonos italianos, la situación se puede convertir en catastrófica. 'La prima italiana se disparó tanto que la cámara de compensación Clearnet LCH (da liquidez a la banca a cambio de deuda) elevó las garantías exigidas por los títulos italianos provocando órdenes de venta automática que tumbaron más dicha deuda', recuerda Soledad Pellón, estratega de IG Markets. 'Ahora parece estar compensando con algo más de celeridad el castigo a España', añade Pellón.

Pero aunque España no está en la misma situación que Italia, probablemente porque el volumen de deuda sobre el PIB es la mitad, las tensiones saldrán caras.

'Aunque globalmente la deuda española tiene una posicion cómoda (duración media de 6,6 años y rendimiento medio en el bono a 10 años del 3,9%), es previsible que las primas se mantengan elevadas hasta final de 2013 (sólo entonces podemos pensar en volver a los cien puntos), con lo que los intereses por la deuda alcanzarán para entonces el 3% del PIB (1,5% en 2009, 2,5% este año, 6% en los años 90). Con un PIB cuyo crecimiento se va a estancar por debajo del 2% como resultado de la crisis internacional y los excesivos ajustes', la situación puede complicarse mucho para este país, comenta Javier Flores, responsable del Servicio de Estudios de Asinver.

¿Cómo? Ante ese escenario, haría falta 'un superávit primario (antes de intereses) del 1,5% para mantener estable el volumen de deuda sobre el PIB, y sin embargo todas las previsiones apuntan a un déficit del 3%'. Si en esa situación, como es de esperar, 'nos exigen nuevos ajustes, lo que a su vez ahogará más la recuperación, en 2012 alcanzaremos el 23% de paro y solamente volveremos a bajar del 20% (4.800.000 personas) a finales de 2013', añade Flores. Por eso, en su opinión, hay que incorporar al debate 'el tema del crecimiento', al que está matando la austeridad pública en un momento de contracción del sector privado. Las compras del BCE 'sólo maquillan y manipulan el precio de la deuda a corto plazo', añade.