Público
Público

El BCE otorga en su última subasta anual 96.397 millones de euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Banco Central Europeo (BCE) otorgó hoy en su última subasta de liquidez a un año 96.397 millones de euros, cantidad que rozó el techo de los 100.000 millones de euros previstos como máximo por los analistas.

En subastas paralelas, el BCE también adjudicó hoy 2.558 millones de euros a 105 días y al tipo de interés fijo del 1 por ciento, y 7.600 millones de dólares al 1,15 por ciento.

Según el BCE, en la operación de refinanciación anual, la más llamativa, participaron 224 bancos comerciales de la zona del euro.

Las entidades recibieron toda la liquidez requerida, pero, a diferencia de las dos subastas a un año celebradas anteriormente, no sabrán cuánto les costará el préstamo hasta la fecha de vencimiento.

El Consejo de Gobierno del BCE acordó el pasado día 4, por consenso y tras una larga discusión, que en vez del 1 por ciento fijo aplicado anteriormente, en esta ocasión se cargaría el tipo resultante de la media del tipo mínimo de puja de las operaciones de refinanciación hechas durante el periodo de vida de esta operación.

Con esta fórmula intermedia entre el tipo fijo y variable, "neutral", según palabras del presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, la autoridad monetaria quería dejar claro que una cosa es su política de liquidez y otra la monetaria.

De hecho, tras el anuncio de Trichet los indicadores sobre expectativas de tipos no se movieron.

En declaraciones a Efe días antes de esta última subasta anual, el miembro del Comité Ejecutivo y del Consejo de Gobierno del BCE José Manuel González-Páramo dijo que esta forma de remuneración relativamente novedosa de la operación a un año ha sido entendida por los bancos.

Opinó que la aplicación de esa fórmula no esconderá sorpresas, pues "si uno mira el horizonte del interbancario a un año no ve ninguna sacudida".

La primera subasta a un año de plazo se celebró el pasado día 24 de junio y a la misma concurrieron 1.121 bancos de la zona del euro con peticiones de liquidez, todas ellas satisfechas, que sumaron los 442.240 millones de euros.

Fue la máxima cantidad otorgada nunca por la autoridad monetaria, un indicador de la sequía del mercado interbancario en esas fechas y de la urgencia y necesidad de medidas que impulsaran la reactivación de la economía de la zona del euro, sumida en la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial.

La segunda subasta anual tuvo lugar el día 12 de septiembre, pero la demanda fue sensiblemente inferior.

En esta ocasión sólo llamaron a la puerta del BCE 589 bancos con una solicitud total de liquidez de 75.000 millones de euros.

El volumen solicitado en esta última subasta anual se sitúa por tanto en los márgenes de lo previsto por los expertos.

Tampoco el BCE esperaba una concurrencia en masa en tanto que el próximo trimestre hay comprometidas varias operaciones a un tipo fijo y adjudicación plena.

"Los bancos acudirán en función de sus necesidades", aventuró González-Páramo, para recordar seguidamente que "el sistema sabe que el BCE siempre hará lo necesario para que los bancos saneados tengan acceso a la liquidez necesaria".

Otra razón en contra de una concurrencia en masa de los bancos a esta última subasta es que comprometer su financiación a un año significa poner colateral por un año y eso no es gratis.

La supresión de las subastas anuales forma parte de la estrategia de salida que se ha fijado el BCE para normalizar el mercado, una vez superado el riesgo sistémico global provocado por la quiebra de Lehman Brothers.