Público
Público

El BCE pide definir y regular la "banca en la sombra" europea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El consejero ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), José Manuel González-Páramo, ha pedido una definición consensuada del término 'banca en la sombra' y que estas entidades de inversiones alternativas y de alto riesgo sean reguladas a nivel europeo.

En la XXVII reunión del Círculo de Economía, González-Páramo ha pedido un término "claro" que defina este tipo de negocio financiero y ha recordado que "es diferente la 'banca en la sombra' en Europa que en EEUU".

En cuanto a la regulación de estos fondos de cobertura y otros instrumentos de inversión de riesgo, el miembro del Comité Ejecutivo del BCE ha remarcado que las entidades supervisoras deben contribuir a la transparencia informativa los productos de inversión, a establecer obligaciones contables y que "algunos segmentos de estos mercados se regulen".

Pese a ello, ha reconocido que siempre habrá entidades con líneas de negocio basadas en la titulización y entidades de transformación de liquidez y de plazos.

González-Páramo se ha mostrado crítico con las agencias de calificación al asumir que "muchos bancos centrales subcontrataron el análisis de crédito y de contrapartida a las agencias de calificación de la deuda, de las que desconocíamos la metodología y el ámbito de actuación".

"Nunca han sido especialmente buenas en el ámbito de predicción de las crisis", ha afirmado sobre estas compañías, y ha añadido que "las agencias de calificación son más parte del problema que parte de la solución de la situación actual".

Por eso, González-Páramo ha pedido una supervisión en este ámbito, como ya está haciendo la Unión Europea, y ha asegurado que "se está intentando que una entidad no puede tomar el rating como el único factor para tomar una decisiones de inversión".

González-Páramo ha alabado la reforma Basilea III, de la que ha destacado la mayor transparencia que implica, pero también ha augurado que tendrá un impacto positivo a largo plazo, citando el año 2019.

"Los beneficios de Basilea II son inmensos", ha asegurado, y alega que la posibilidad de registrar crisis financieras en Europa se reducirá de cada 25 años a una vez cada siglo.