Público
Público

El BCE revisa a la baja el crecimiento de la Eurozona para 2011 y 2012

La entidad mantiene los tipos de interés en el 1,5% para aliviar la tensión que se ha vivido esta semana en las bolsas y la presión sobre la deuda de la zona euro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Banco Central Europeo (BCE) revisó este jueves a la baja sus previsiones de crecimiento de la zona del euro para 2011 y 2012 debido a la reaparición de tensiones en los mercados financieros.

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, dijo que la entidad pronostica ahora un crecimiento de la eurozona este año entre el 1,4 y el 1,8%, lo que supone una media del 1,6%. El BCE había pronosticado en junio un crecimiento económico para este año del 1,9%, en un rango entre el 1,5 y el 2,3%.

Además, la entidad monetaria prevé que la zona del euro crecerá en 2012 una media del 1,3, en un rango entre el 0,4 y el 2,2%. EL BCE preveía en junio que el Producto Interior Bruto (PIB) del área euro iba a crecer en 2012 entre un 0,6 y un 2,8%, una media del 1,7 %.

Por otro lado, el consejo de gobierno del BCE  decidió este jueves mantener los tipos de interés en el 1,5 %, tras la intensificación de la crisis de endeudamiento de la zona del euro y el peligro de contagio a España e Italia.

También deja inalterada la facilidad marginal de crédito, por la que presta dinero a los bancos durante un día, en el 2,25%, y la facilidad de depósito, por la que remunera el dinero, en el 0,75%.

El BCE, que ya ha incrementado dos veces el precio del dinero en lo que va de año, deberá abandonar previsiblemente sus planes de subirlo de nuevo después del aumento de las tensiones en los mercados de renta fija, variable y de dinero.  El lunes se vivió una jornada negra en las bolsas europeas, que sufrieron grandes caídas.

El Banco de Inglaterra (BoE) también mantuvo su tasa de interés en el 0,5%, nivel en el que permanece desde marzo de 2009 y pese a una inflación del 4,4%.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha revisado a la baja sus perspectivas de crecimiento y calcula que las economías de todos los miembros del G7, a excepción de Japón, crecerán en el segundo semestre a un ritmo inferior al 1%.

La entidad monetaria europea ha tenido que intervenir en el mercado secundario de deuda soberana para apoyar a España e Italia cuyas primas de riesgo llegaron a superar los 400 puntos básicos y la rentabilidad el 6%.

Desde el 8 de agosto el BCE ha comprado deuda soberana por valor de 56.247 millones de euros, sobre todo italiana y española, y ha contribuido a estabilizar la situación. Esta cifra no incluye las adquisiciones ejecutadas esta semana, que según algunos operadores fueron 'agresivas' el martes y se conocerán el próximo lunes.