Público
Público

Para los bebés de bajo peso es difícil convivir con un fumador

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Megan Rauscher

Los bebés con muy bajo pesoal nacer tienen más riesgo que el resto de padecer problemaspulmonares en los primeros 12 meses de vida y un nuevo estudiosugiere que el cigarrillo y la presencia de mascotas eninsectos en el hogar serían parcialmente responsables.

Estos disparadores modificables de dolencias respiratoriasen ambientes cerrados, como la exposición al humo de cigarrilloy a los insectos o los animales en el hogar, resultan muydañinos par los pequeños.

En un estudio sobre 124 bebés con muy bajo peso al nacer,el equipo dirigido por Jill S. Halterman, de la University ofRochester, analizó el efecto de la exposición modificable alhumo de tabaco sobre la enfermedad respiratoria un año despuésdel alta de la unidad neonatal de cuidados intensivos.

"Hallamos que las enfermedades respiratorias eran muyfrecuentes durante el primer año de vida de los bebés quehabían nacido con muy bajo peso", comentó Halterman a ReutersHealth.

"De hecho, casi uno de cada 10 bebés tenía diagnóstico deasma desde los primeros meses de vida", añadió.

Según el artículo publicado en Archives of Diseases inChildhood, el 47 por ciento de los bebés necesitó una o másconsultas por causas agudas y el 11 por ciento había necesitadohospitalización por enfermedad respiratoria.

El 82 por ciento de los bebés estaban expuestos a por lomenos un disparador respiratorio ambiental y un tercio convivíacon un fumador.

"Los bebés que vivían con un fumador y los que estabanexpuestos a insectos o animales eran más propensos a necesitaratención médica por enfermedades respiratorias que los que noestaban expuestos a esos disparadores", informó Halterman.

En análisis con factores controlados, como los antecedentesfamiliares de asma o alergias, la convivencia con un fumador ola exposición a animales e insectos estaban independientementeasociadas con la necesidad de atención por enfermedadrespiratoria aguda.

Ese es un resultado importante, dijo Halterman, "porque setrata de exposiciones modificables que, de eliminarse, podríantener potencialmente una gran influencia positiva sobre lasalud de esos niños pequeños".

La autora recomienda que los proveedores de los serviciosmédicos "hablen con las familias sobre esos riesgos y lesproporcionen el asesoramiento y el apoyo adecuados paraayudarlas a hacer los cambios necesarios en el hogar".

FUENTE: Archives of Diseases in Childhood, enero del 2009