Público
Público

Bebés prematuros producen más sonidos si los padres están cerca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Los prematuros muy pequeñosque están hospitalizados producen tantos sonidos como el restode los bebés si los padres les hablan con frecuencia.

Se desconoce si los sonidos que los prematuros oyeninmediatamente después de nacer y su capacidad de vocalizarestán asociados con el desarrollo posterior del lenguaje.

Pero los que pasan sus primeros días de vida en la unidadde terapia intensiva neonatal (UTIN) están en un ambientesonoro muy distinto a que si todavía estuvieran en el úteromaterno, indico la doctora Melinda Caskey, pediatra delHospital de Mujeres y Bebés de Providence, en Rhode Island.

Hasta ahora no se habían realizado estudios sobre cuántolenguaje oyen los prematuros durante el día en una UTIN. Elequipo de Caskey halló que en la UTIN del hospital dondetrabaja era sorprendentemente poco; prevalecían los sonidos delos monitores, el ruido general y el silencio.

Es más: el estudio reveló que cuando los prematuros oíanhablar a los adultos, en especial a sus padres, tendían aproducir más sonidos. Eso incluía los sonidos breves de lasvocales.

Los resultados, publicados en la revista Pediatrics, surgende 36 bebés muy prematuros (con 27 semanas de gestación enpromedio, mientras que un embarazo normal dura 40 semanas).

El equipo le colocó a cada bebé un chaleco con un grabadordigital que capturó el ruido ambiente y las vocalizaciones delos bebés durante períodos de 16 horas en lo que habrían sidola semana 32 y la 36 de gestación.

Los autores observaron que los bebés podían vocalizar a lasemana 32 u ocho semanas antes de llegar a término. Además,eran más propensos a hacer esas vocalizaciones cuando suspadres los visitaban: los sonidos aumentaban un 129 por cientoen esos momentos.

Los bebés también se volvían más "conversadores": susvocalizaciones aparecían a los pocos segundos de empezar a oíra sus padres.

En la semana 32, los bebés vocalizaban más cuando suspadres los alimentaban que cuando lo hacían las enfermeras,pero esa diferencia desapareció en la semana 36. Los autoresopinan que esto podría atribuirse a una mayor relación entrelos bebés y las enfermeras.

Aún así, en general, los bebés internados en una UTIN oyenpoco lenguaje hablado. En el estudio, el habla representóapenas el 2 al 5 por ciento de todos los sonidos grabados.

FUENTE: Pediatrics, online 17 de octubre del 2011