Público
Público

Bebés prematuros, en riesgo de sufrir trastornos psiquiátricos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un estudio poblacionalrealizado en Suecia reveló que los niños prematuros tienencierto riesgo de desarrollar ansiedad, depresión u otrostrastornos psiquiátricos en la adolescencia y en la juventud.

Por lo tanto, sugirieron los autores, los niños que nacen"antes de término" deberían ser controlados preventivamente conmás atención.

El equipo de la doctora Karolina Lindstrom, del Hospital deNiños Sachs en Estocolmo, controló a 545.628 residentes suecosnacidos en los años 70 hasta los 23-29 años de edad y observóun aumento sostenido de las internaciones psiquiátricas con unmayor nivel de partos prematuros.

Un embarazo normal dura 40 semanas.

El equipo halló que el 3,5 por ciento de los participantesque habían nacido moderadamente prematuros (entre las semanas29 y 32 de embarazo) y el 5,2 por ciento de los que habíannacido muy prematuros (entre las semanas 24 y 28) habían sidohospitalizados por un trastorno psiquiátrico.

Los resultados fueron publicados en la edición de enero dela revista Pediatrics.

El grupo que había nacido muy prematuro tenía un 68 porciento más riesgo de desarrollar trastornos psiquiátricos quela cohorte que había nacido a la semana 40 de gestación.

Ese riesgo era un 21 por ciento mayor en el grupo que habíanacido moderadamente prematuro (entre las 24 y 32 semanas) ysólo del 8 por ciento en el grupo que había nacido entre lassemanas 37 y 38.

Las hospitalizaciones asociadas con el consumo de alcohol ydrogas no eran más frecuentes en los adolescentes y los jóvenesque habían nacido prematuros.

"Esos resultados coinciden con estudios previos quedemostraron que el comportamiento adictivo no es un problemapreocupante en ese grupo", señaló el equipo.

Los autores concluyeron que, según los resultadosobtenidos, los adolescentes y los jóvenes que nacieronprematuramente son un grupo "que necesita más atención en lainvestigación y la prevención secundaria" de la morbilidadpsiquiátrica.

FUENTE: Pediatrics, enero del 2009