Público
Público

Los becarios de la UAB se declaran en huelga

Denuncian que encubren puestos de trabajo sin relación con su formación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los becarios de colaboración de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) llevan más de una semana en huelga. Aseguran que sus becas 'encubren puestos de trabajo'. Se trata de becas concedidas en función del expediente y que permiten ahorrarse la matricula y entre 300 y 500 euros mensuales. A cambio, colaboran con horas de trabajo en puestos que nada tiene que ver con su formación. Sin contrato, colocan libros en las bibliotecas o hacen de administrativos, entre tres y cinco horas diarias.

En Euskadi ganaron

Tienen como referente una situación parecida en Euskadi, donde los becarios llevaron la Universidad a juicio y ganaron. La mayoría de universidades tienen becas parecidas. En el fondo, los huelguistas denuncian falta de financiación pública del sistema y proponen becas sin contraprestación, como por ejemplo ayudas para el comedor o para el transporte. Para Marc Martí, de la Asamblea Contra la Precariedad, las becas de colaboración son sólo la 'punta del iceberg'.

'La carrera académica es de obstáculos'. En la mayoría de casos 'no se llega al contrato fijo hasta los 40 años', combinando becas de menos de mil euros con contratos temporales de poco más de mil. Los doctorandos consiguieron regularizar parte de su situación con el Estatuto de Personal Investigador en Formación de 2006. Pero aún quedan investigadores fuera de este paraguas. 'Reciben el dinero para un proyecto que incluye el sueldo del personal. Pero si en lugar de contratar cogen a becarios pueden tener el doble de gente' apunta Elena Piñeiro, miembro de D-Recerca.La Federación de Jóvenes Investigadores volverá a protestar a las calles de Madrid el próximo 1 de marzo, informa Arturo Diaz.

'Investigar es trabajar', es el mantra que repite José Die, su vicepresidente. 'La prueba de que trabajamos es que generamos un producto, el conocimiento, que se traduce en publicaciones en revistas internacionales y contribuciones en congresos, y todo esto, sin contrato; es incomprensible'.