Público
Público

Beduinos del Sinaí exigen amnistía y derechos legales sobre sus tierras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las principales tribus beduinas del Sinaí, en el noreste de Egipto, acordaron hoy exigir al Gobierno egipcio la liberación de los beduinos encarcelados y el derecho a poseer las tierras en las que viven.

Representantes de las tribus de los Tarabin, los Zawarka, Tayaha y Rumailak se reunieron hoy bajo una carpa de unos 400 metros cuadrados, de color rojo y dibujos amarillos y azules, colocada en un desierto de la zona de Shibana, cerca de la frontera con Israel.

"Exigimos la liberación de todos los presos, los que han sido juzgados y los que esperan proceso, que las fuerzas de seguridad no destruyan nuestras casas y que no utilicen a nuestros niños y mujeres como rehenes", para que se entreguen los beduinos buscados por la justicia egipcia, aseguró Musa al Tarabín.

Musa, uno de los principales dirigentes tribales, también subrayó que acordaron exigir "la posesión de las tierras que heredaron de sus abuelos".

Entre los presos cuya liberación exigen hicieron hincapié en la excarcelación de Musad Abu Fagr, un activista beduino detenido el año pasado, y de Musa Abu Rabaa, jeque de la tribu de los Tayaha y desaparecido hace seis años.

La cuarta y última de sus exigencias consiste en que las autoridades "no marginen a los beduinos, especialmente a la hora de buscar trabajo", tanto en el sector público como en el privado.

Los habitantes de este triángulo de tierra situado entre África y Asia llevan años exigiendo mejores condiciones de vida, que aseguran el régimen les niega. Se calcula que los beduinos del Sinaí son unos 300.000.

"Entregaremos la petición al gobernador de la provincia del Norte del Sinaí y al jefe de la seguridad del Estado", dijo Musa, que advirtió de que al Gobierno le conviene aceptar esta oferta.

El jeque beduino, vestido con "galabiya" blanca (tradicional túnica egipcia) y cubierta la cabeza con una "kufiya" de color crema, se mostró esperanzado de que la respuesta sea positiva porque, según él, a las autoridades no les conviene rechazarlas.

"Somos fuertes en nuestra geografía. La tierra es nuestra arma", agregó.

Los beduinos del Sinaí, distribuidos en unas quince tribus, se consideran descendientes de grupos árabes originarios de la península arábiga, que se desplazaron al Sinaí y otras zonas del oriente mediterráneo en los primeros años de la era musulmana.

Desde hace siglos serpentean por los caminos ocultos de este desierto y utilizan el conocimiento de la tierra para escapar de las fuerzas de seguridad que, como pudo comprobar Efe, persiguen sus actividades ilegales, como el tráfico de armas.

La reunión de hoy se celebró en un ambiente de tranquilidad y sin presencia policial, a pesar de las medidas de seguridad desplegadas desde anoche por la policía, que reforzó su dispositivo en las localidades cercanas a Shibana.

"La policía no puede venir aquí, porque si lo hace estallará la resistencia", dijo a Efe Abdelrahman, miembro de la tribu de los Ijwetat.

Asimismo, decidieron desconvocar una marcha de protesta y una sentada programadas para hoy, y dijeron que se quedarán a esperar la respuesta oficial una vez que la hayan enviado, antes de decidir intensificar sus posturas.

Mientras esperan, muchos beduinos repiten como una letanía sus quejas por el que describen como trato humillante de las autoridades egipcias.