Público
Público

Bélgica defiende la investigación a la Iglesia ante las críticas del Vaticano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro belga de Justicia, Stefaan De Clerck, defendió hoy la actuación policial durante el registro efectuado el jueves en la sede del arzobispado de Malinas-Bruselas, dentro de la investigación abierta a la Iglesia católica de Bélgica por la supuesta ocultación de casos de pederastia.

"Los obispos fueron tratados con normalidad durante la investigación en el Arzobispado y no es verdad que no recibieran nada de comer o beber", ha dicho De Clerck esta mañana en distintos programas de la televisión belga.

De Clerck respondía así a las declaraciones del secretario de Estado vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, que calificó ayer el suceso de "secuestro" y de "hecho inaudito y grave", propio de "los antiguos países comunistas".

De Clerck calificó las declaraciones del número dos del Vaticano de "excesivas" y apoyadas en informaciones falsas, y pidió que el asunto no derive en un incidente diplomático.

Asimismo, subrayó que las investigaciones policiales están amparadas por la legislación belga, recordó la independencia de la Justicia y consideró que la "proporcionalidad" de los métodos policiales podrá ser valorada cuando se conozcan los resultados de la investigación.

El jueves pasado, agentes de policía y funcionarios judiciales examinaron durante horas la sede del Arzobispado, la catedral próxima y la vivienda de un cardenal en busca de posibles documentos incriminatorios de ocultación de pederastia.

El registro de la sede del Arzobispado, la mayor circunscripción administrativa de la Iglesia católica belga, se realizó de forma simultánea a una reunión de la Conferencia Episcopal nacional, a la que asistía el nuncio apostólico.

Los responsables eclesiásticos fueron retenidos durante horas mientras se llevaba a cabo la investigación, algo que el arzobispo de Malinas-Bruselas, Andre-Joseph Léonard, consideró "un poco excesivo".

Por otro lado, los investigadores abrieron parcialmente dos tumbas de antiguos cardenales -situadas en la catedral- lo que ha provocado la "indignación" del Vaticano, que publicó un comunicado en el que expresaba su "estupor" por el modo en el que se llevaron a cabo las pesquisas.