Público
Público

La belleza de Nefertiti, cuestionada por investigadores alemanes

Científicos germanos descubren que el escultor del busto de la legendaria reina egipcia pudo haber retocado algunos de sus rasgos faciales para engradecer su belleza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nefertiti fue una reina egipcia considerada la Mona Lisa del mundo antiguo debido a su llamativa belleza, sin embargo, según han descubierto científicos alemanes la reina pudo no haber sido tan atractiva después de todo.

Un rostro delicadamente tallado en la piedra caliza de un famoso busto de Nefertiti sugiere que el escultor real de la época pudo haber suavizado arrugas alrededor de la boca y arreglado una prominente nariz para representar a la 'Belleza del Nilo' de mejor manera.

Investigadores del Imaging Science Institute de Berlín en Alemania han utilizado imágenes de tomografía computerizada (TC) para estudiar el famoso busto de Nefertiti y han desvelado un rostro delicadamente esculpido en el núcleo interno de la piedra caliza.

Los resultados del trabajo, que se publican en la revista Radiology, ayudarán en la conservación de esta famosa pieza egipcia.

Según explica Alexandre Huppertz, director del estudio, 'hemos conseguido mucha información sobre cómo se realizó el busto hace más de 3.300 años por el escultor real. Descubrimos que la escultura tiene dos rostros ligeramente diferentes y hemos averiguado con las imágenes de TC cómo evitar los daños en este objeto tan valioso'.

Nefertiti, la mujer del faraón egipcio Akenatón, fue la Consorte Real más famosa de las 31 dinastías egipcias. Su busto se descubrió en 1912 durante las excavaciones en el estudio del escultor real Thutmose y se considera uno de los hallazgos más importantes del antiguo Egipto.

El busto de Nefertiti es un núcleo de piedra caliza cubierto por capas de estuco de diferente grosor. La obra fue examinada utilizando TC por primera vez en 1992 pero los recientes avances en la técnica llevaron a realizar un nuevo análisis de la pieza en 2007.

El equipo de Huppertz empleó una técnica de TC espiral de 64 secciones con un grosor de submilímetros por sección para examinar el busto y evaluar su estado de conservación, conseguir información sobre su creación y proporcionar imágenes en tres dimensiones del interior de la piedra caliza de la escultura.

Los resultados mostraron que se utilizó un proceso en múltiples pasos para crear la escultura. La capa de estudio de la cara y las orejas es muy fina, pero la parte posterior de la corona reconstruida contiene dos capas de estuco gruesas. Las imágenes de TC mostraban varias fisuras y una unión no uniforme entre las capas.

La cara interna de piedra caliza fue esculpida con delicadeza y ligeramente simétrica. En comparación con la cara de estuco más externa, la cara interna mostraba algunas diferencias: menos profundidad en las esquinas de los párpados, pliegues alrededor de las esquinas de la boca y las mejillas, pómulos menos prominentes y una ligera prominencia de la nariz. Las orejas de la escultura interior eran similares a las visibles en el exterior.

Esta sección de la TC pudo proporcionar imágenes detalladas de la estructura interna de una forma no invasiva y mostró que el núcleo de piedra caliza no es sólo un molde sino una habilidosa obra de arte. Retocar los pliegues de las esquinas de la boca y suavizar el puente de la nariz en la cara externa pudo ser una elección del artista y reflejar los ideales estéticos de la época.

Los descubrimientos podrían ser importantes para prevenir futuros daños del busto. El hallazgo de múltiples capas de estuco, así como las fisuras en los hombros, la fina superficie del busto y de la parte trasera de la corona, indican áreas vulnerables que requieren un manejo cuidadoso y que se debe evitar la presión sobre las capas de estuco grueso.

'La tecnología de TC no invasiva y las herramientas de procesamiento tridimensional nos permiten un mayor conocimiento de la composición interna y el estado de conservación de la escultura. Esta información contribuirá en gran medida a la preservación de esta antigüedad de valor incalculable'.

El busto de Nefertiti forma parte de la colección del Museo Egipcio de Berlín y será trasladada en octubre de 2009 al recién restaurado Museo Nuevo en el centro histórico de esta ciudad.