Público
Público

Belleza, respeto y humildad, cóctel perfecto para ser Miss España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ser bella no lo es todo, al menos eso parece cuando se trata de conseguir ser elegida como la más hermosa de España, un título codiciado cada año por medio centenar de jóvenes mujeres, que aseguran que el respeto y la humildad son los aliados perfectos de un físico bonito.

Así de claro lo tienen las 52 candidatas al título de Miss España 2009, que estos días pasean su anatomía, en la mayoría de los casos simplemente producto de la genética, como ellas mismas confirman, por las playas de la ciudad mexicana de Cancún.

Son representantes de un certamen en el exilio, ya que es la primera vez en sus 49 ediciones que el concurso se celebra fuera de España.

Las aspirantes a la corona, que en la actualidad ciñe la canaria Patricia Rodríguez, se decantan por la belleza natural, aunque no renunciarían a hacerse "unos pequeños retoques" si fuera necesario.

Con o sin ayuda del bisturí, lo cierto es que las misses se han convertido en el centro de atención de los habitantes del estado mexicano de Quintana Roo, "extremadamente atentos y amables en el trato", tal y como los definen, que buscan la oportunidad de hacerse una foto con ellas.

Y no pierden nunca la sonrisa, a pesar del calor sofocante que tienen que aguantar en los innumerables posados que realizan a lo largo del día, bien de una en una, por regiones, o en conjunto, el martes en Cozumel, ayer en Isla Mujeres y hoy en Tulum, auténticos paraísos naturales de la zona.

Para ellas, dicen, el ritmo que les impone el certamen es duro, pero también aseguran que son "plenamente conscientes" de estar viviendo una experiencia única, que algunas encuentran cercana a un "campamento de verano", como Ana Marina Martínez, Miss Valladolid, o a algo más parecido a "un convento", como afirma Miss Córdoba, Ara Jurado Calero.

Desde primera hora de la mañana, las jóvenes afrontan el reto de ser y parecer mujeres diez, y eso teniendo en cuenta que su jornada comienza a las siete y termina sobre las doce de la noche, con una media de entre cuatro y seis horas de ensayo diarias.

Por eso, el maquillaje y la peluquería se hacen imprescindibles, pero también la fuerza mental para seguir un ritmo fuerte, que empezó hace casi dos semanas y que no parará hasta el próximo sábado, cuando se conozca la ganadora del título de Miss España 2009.

En ese sentido, las candidatas han encontrado un referente en Patricia Rodríguez, de la que destacan no sólo su belleza, sino su simpatía y amabilidad.

"Ella siempre nos aconseja que seamos, ante todo, naturales, y que nunca cambiemos nuestra forma de ser", afirma Miss Melilla, Jessica Céspedes.

De ahí que entre las apuestas que las propias misses realizan para tratar de adivinar quién se alzará con el título, aparezcan nombres de compañeras asociados a calificativos como "simpática", "sencilla", "responsable" o "trabajadora", en definitiva, "la más completa", concluyen.

Los primeros puestos de la lista de favoritas entre las 52 candidatas los ocupan Miss A Coruña, Estíbaliz Pereira, y Miss Murcia, Tamara Vera.

De ellas, sus rivales, "aunque amigas", también destacan que son dos mujeres con "presencia", otra cualidad imprescindible, a juicio de las aspirantes, para llegar a ser Miss España.

"Saber desenvolverte es fundamental. Ahora, para conseguir el título y en un futuro para saber llevarlo bien", añade Miss Córdoba.

La primera prueba de fuego será el sábado, cuando las aspirantes se sitúen frente al jurado, aún desconocido para ellas, que valorará, en una entrevista personal, su capacidad de expresión.

"Ese es uno de los momentos que más miedo nos da a todas, porque por muy natural que intentes ser, te puedes poner nerviosa y quedarte en blanco", indicó Miss Badajoz, Sheila Contreras.

La gala final, para la que preparan una coreografía "muy divertida", pondrá el broche de oro al sueño infantil de muchas, que aseguran tener claro que retomarán sus estudios o trabajos al regreso a España, y supondrá el inicio de una nueva vida para la que resulte elegida.

El final de las largas jornadas de trabajo está cada vez más cerca, aunque "estamos tan ocupadas que no nos ha dado tiempo de pensar en el momento de la elección", asegura Miss Badajoz.

Convencer al jurado de que reúnen todas las cualidades necesarias para ser la próxima Miss España es el objetivo de estas jóvenes, que hoy por hoy dicen que ya se sienten "como reinas".