Público
Público

De bendecir a Franco a salvar el matrimonio

El obispo que dio misa con la bandera franquista coordinará el acto de las familias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La misa de las familias que se celebrará el próximo 27 de diciembre en la plaza de Lima de Madrid con presencia de cardenales de Roma y de toda Europa, y la participación por videoconferencia de Benedicto XVI, estará coordinada por el obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig, que en las últimas semanas protagonizó un sonoro escándalo al presidir una misa por los caídos en Paracuellos del Jarama junto a una bandera franquista.

Reig será el encargado, junto a la secretaria de la Provincia Eclesiástica de Madrid, María Rosa de la Cierva, de presentar los pormenores del acto, que contará con la inestimable colaboración de Kiko Argüello y neocatecumenales de toda Europa. De hecho, la idea de 'abrir' el evento al Viejo Continente es de Argüello, quien quiere que el acto sea un punto de partida al movimiento antiaborto y contra los matrimonios gay en toda la Unión Europea.

De la Cierva manifestó este viernes en la Cope que esperan la presencia de más de dos millones de personas, que protestarán contra la 'persecución del Gobierno contra la familia católica'.

La decisión de dar a Reig (responsable de la Subcomisión de Familia y Vida del Episcopado) se ha llegado a cuestionar en las últimas semanas después de hacerse públicas las imágenes de la misa que presidió por los caídos de la Guerra Civil, que contó con la presencia del líder ultra Blas Piñar.

En la web del encuentro, monseñor Reig arremete contra 'el proceso de descristianización y la continua presión de una cultura laicista inspirada en el feminismo radical, y ahora en la ideología de género' en España, que 'están provocando un verdadero cambio de mentalidad. No sólo se ha abdicado de la fe, sino también de la razón, como medio para conocer la verdad. Nihilismo, relativismo e individualismo se han entronizado'.

El papel de Reig ha generado dudas en grupos de la diócesis de Madrid, que temen que el acto sea acaparado por los kikos. De hecho, tanto Reig como la práctica totalidad de los 20 cardenales que acudirán a la cita pertenecen o están cercanos al Camino. Uno de los motivos de controversia está en la petición de Kiko Argüello de que tanto los purpurados como él mismo puedan hablar a los asistentes, como ya hicieran en la de la primera concentración de 2007, recordada por las imprecaciones contra el Gobierno.