Público
Público

Benedicto XVI hace un llamamiento para que acaben definitivamente los secuestros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El papa Benedicto XVI hizo hoy durante el rezo del Ángelus un llamamiento para que se pongan fin a los secuestros en Colombia, "se acabe con ese sufrimiento inhumano y se encuentren caminos de reconciliación".

El Pontífice hizo el llamamiento ante varios miles de fieles reunidos en la plaza de San Pedro del Vaticano para el tradicional rezo de mediodía.

"No dejo de elevar fervientes súplicas a Dios por Colombia, donde, desde hace tiempo, muchos hijos e hijas de ese amado país padecen la extorsión, el secuestro y la pérdida violenta de sus seres queridos", dijo el Papa en español.

El Obispo de Roma agregó que pide al Señor "que se acabe definitivamente con ese sufrimiento inhumano" y se encuentren "caminos de reconciliación", respeto mutuo y concordia sincera, "restaurándose así la fraternidad y la solidaridad, que son las bases sólidas para lograr el justo progreso y construir una paz estable".

El llamamiento del Papa se produce 24 horas antes de las concentraciones convocadas en 131 ciudades del mundo contra los secuestros en Colombia, entre ellas Roma y Milán.

Benedicto XVI también tiene previsto saludar el próximo miércoles en el Vaticano a Yolanda Pulecio, madre de la ex candidata presidencial colombiana Íngrid Betancourt, secuestrada desde el 2002 por la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La madre de Betancourt se entrevistará el próximo martes con el alcalde de Roma, Walter Veltroni, que conferirá a Ingrid la ciudadanía honoraria de la capital italiana.

El Papa Ratzinger ya ha mostrado en otras ocasiones su preocupación por la situación de los secuestros en Colombia.

Así, el pasado 1 de julio expresó su "tristeza" por el "bárbaro asesinato" de once diputados regionales en el Departamento del Valle del Cauca, que durante cinco años estuvieron secuestrados por las rebeldes FARC.

El Pontífice hizo en aquella ocasión un "apenado" llamamiento para que cesen todos los secuestros y sean liberadas todas las personas que aún están en manos de sus secuestradores.

El Papa exigió a los secuestradores que sean devueltos a sus familiares "todos los que todavía son víctimas de esas inadmisibles formas de violencia".

No fue el único llamamiento, ya que un mes antes, también durante el Ángelus se refiriera al "doloroso caso de Colombia".