Público
Público

El beneficio de ACS cae un 18% por nuevos ajustes en Iberdrola

El grupo destacó el recorte de 140 millones de euros que su endeudamiento neto ha experimentado en los tres primeros meses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

ACS obtuvo un beneficio neto de 168 millones de euros en el primer trimestre del año, un 18,8% menos, por los resultados extraordinarios contabilizados en el mismo periodo de 2012 y los nuevos ajustes de valor realizados en su inversión en Iberdrola, según informó el grupo. En caso de descontar estos efectos, la ganancia de la compañía de construcción y servicios se sitúa en 193 millones de euros y arroja un incremento del 39,8% sobre el ejercicio anterior.

En concreto, el resultado de la empresa que preside Florentino Pérez se ve afectado por la comparación con los extraordinarios derivados la venta de Clece contabilizados el año anterior y por los ajustes de valor (por 117 millones de euros) de los instrumentos financieros suscritos por el grupo que dependen de la cotización de las acciones de Iberdrola.

En este punto, la compañía destacó que en caso de aplicar la cotización de la eléctrica de ayer lunes, los ajustes de valor hubieron tenido un impacto positivo en el resultado de ACS.

En cuanto a su resultado trimestral, la compañía ACS redujo en un 2,4% su cifra de negocio entre los pasados meses de enero y marzo, hasta 8.817 millones de euros, por la caída de actividad en el mercado español. El beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en 744 millones de euros, con una progresión del 12%, gracias a Hochtief y a la actividad de servicios.

En el primer trimestre del año, ACS logró el 83,1% de sus ingresos de la actividad que realiza fuera de España, que además creció un 3,2%, frente al desplome del 23,1% que experimentó su facturación en el mercado doméstico.

El grupo destacó el recorte de 140 millones de euros que su endeudamiento neto ha experimentado en los tres primeros meses, hasta situarse en 5.989 millones de euros. En los últimos doce meses, su pasivo ha disminuido en un 43%.

Por áreas de negocio, la tradicional de construcción se mantiene como primera fuente de ingresos, pese a que cayó un 3,7%, hasta 6.542 millones de euros, lastrada por el desplome del 35,4% que registró su actividad constructora en España. A cierre de marzo, ACS sumaba una cartera de proyectos pendientes de ejecutar por valor de 49.292 millones de euros, el 93% ubicada en el exterior.

La actividad de servicios medioambientales es la que más creció, un 6,6%, hasta generar 449 millones, gracias al negocio de tratamiento de residuos, mientras que la rama industrial mantuvo su facturación en 1.832 millones.