Público
Público

Beneficio de cafeína en apnea neonatal se diluye en edad escolar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En los bebés que nacenmucho antes de término y sufren apnea de prematuridad, laestimulación respiratoria con cafeína reduce las tasas dediscapacidad a los 18 meses, pero los beneficios desaparecencuando los niños llegan a los 5 años, indica un nuevo estudio.

La investigación fue publicada en Journal of the AmericanMedical Association.

"Aunque las tasas observadas del resultado principalcombinado de muerte o discapacidad siguen favoreciendo a lacafeína sobre el tratamiento placebo, la diferencia entre losgrupos no fue estadísticamente significativa", concluyeron losautores.

Desde 1999, la doctora Barbara Schmidt, del Hospital de laUniversity of Pennsylvania en Filadelfia, y colegas de 35centros de todo el mundo asignaron al azar a 2.000 bebésprematuros, de entre 500 y 1.200 gramos de peso, para quereciban citrato de cafeína o solución salina (placebo) paratratar o prevenir la apnea.

Resultados iniciales mostraron que la cafeína mejoraba latasa de supervivencia sin discapacidad del neurodesarrollo a los18 meses de edad. El último informe presenta hallazgos de cincoaños en 1.640 niños.

Las tasas del resultado primario -muerte o supervivencia conal menos una discapacidad (motriz o cognitiva, problemasconductuales, mala salud general, pérdida severa del cabello oceguera bilateral)- fueron del 21,1 por ciento con la terapiacon cafeína y del 24,8 por ciento con el placebo.

No obstante, un análisis secundario mostró que la terapiacon cafeína estaba asociada con una mejor función de lamotricidad gruesa, destreza manual y percepción visual.

Las tasas de discapacidad cognitiva cayeronconsiderablemente entre los 18 meses y los 5 años, y en esepunto ya no había prácticamente diferencia entre las cohortestratadas con cafeína o placebo (un 4,9 frente a un 5,1 porciento).

Ese hallazgo, creen Schmidt y colegas, sugiere "que lademora cognitiva durante el segundo año de vida no sería unresultado duradero luego de un nacimiento muy prematuro".

En un editorial, las doctoras Nathalie L. Maitre y Ann R.Stark de la Vanderbilt University en Nashville, Tennessee,observan: "Como demuestra el ensayo, el seguimiento a largoplazo es esencial para lograr conclusiones precisas sobre laeficacia de nuevas terapias para los bebés prematuros".

FUENTE: JAMA, online 17 de enero del 2012