Publicado: 25.11.2013 17:32 |Actualizado: 25.11.2013 17:32

El beneficio de las empresas aumenta un 18,1% hasta septiembre

El incremento se ha producido gracias a la superación de los importantes deterioros por pérdida de valor en activos financieros que tuvieron lugar el pasado año

 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El beneficio neto de las empresas -no financieras- aumentó un 18,1% en los nueve primeros meses del año, frente a la caída del 65,3% en el mismo periodo del ejercicio pasado, debido principalmente a la superación de los importantes deterioros por pérdida de valor en activos financieros que tuvieron lugar el pasado año, "en un momento singularmente crítico para la economía española".

Según los resultados de la Central de Balances del Banco de España, presentados este lunes por el director general del Servicio de Estudios del organismo, José Luis Malo de Molina, excluyendo el sector energético esta tasa de crecimiento sería muy elevada, "dado el bajo nivel de partida". Malo de Molina indicó que los datos del cierre de 2012, con una intensa contracción, todavía están marcados por "la dureza de la segunda recesión dentro de este larga y profunda crisis", mientras que los de los tres primeros trimestres de 2013 reflejan ya esa mejoría.

Así, el directivo del Banco España destacó que los datos de las empresas para 2013 reflejan "una moderación de la tendencia descendente de la actividad de los excedentes ordinarios, en consonancia con la salida de la segunda recesión a mitad del año", habiéndose visto favorecidos por el fuerte dinamismo de la actividad exterior, la reducción de las tensiones financieras y la moderación de los costes laborales.

Asimismo, subrayó que la recuperación "se asienta en la continuidad de las mejoras de competitividad y en el saneamiento de los balances mediante el progresivo desendeudamiento". En términos de porcentaje sobre el valor añadido bruto (VAB), el resultado final se situó en 2012 en un valor prácticamente nulo, mientras que para los nueve primeros meses del ejercicio actual se ha elevado hasta el 11,6%.

El VAB de las empresas no financieras se redujo en 2012 un 4,5%, intensificándose la caída registrada el año anterior, que fue del 1,3%. En las compañías de tamaño pequeño y mediano, esta variable se contrajo con mayor intensidad que en las sociedades más grandes.

Sin embargo, para los nueve primeros meses de 2013 evidencia una desaceleración de la pauta recesiva en todos los sectores de actividad, con la excepción del de la energía. De este modo, el VAB se contrajo en este periodo un 4,5%, pero, excluyendo el sector energético, que se encuentra afectado por algunas distorsiones y está sobrerepresentado, el descenso se moderaría hasta el 2,2%, cifra más representativa del comportamiento del sector empresarial.

El resultado económico bruto (REB) descendió en 2012 un 7,5%, mientras que en los tres primeros trimestres de 2013 el retroceso fue menos acusado, alcanzando un 6,8% para el conjunto de la muestra y un 2% excluyendo el sector energético.

Con todo ello, el resultado ordinario neto (RON) mostró igualmente un comportamiento menos negativo en los nueve primeros meses del año (13,2%) que en el ejercicio anterior, cuando se contrajo un 17%. Excluyendo el sector de la energía, este excedente pasaría a crecer un 1,1%.

En lo que respecta a los gastos de personal, se redujeron tanto en 2012, un 2,3%, como durante los tres primeros trimestres de 2013, con un 1,9%. Esta evolución fue consecuencia de los efectos contrapuestos de la reducción de empleo y el avance de las remuneraciones medias, que, aunque se moderó respecto a periodos anteriores, ha seguido siendo positivo.

En lo que respecta al empleo, las plantillas medias siguieron contrayéndose, tanto en la muestra de las empresas para el año 2012 como en los tres primeros trimestres de 2013, con descensos del 2,6% y 2,5%, respectivamente.

Además, en 2012 aumentó en siete puntos el porcentaje de empresas con caídas del número medio de trabajadores, hasta situarse en el 50,7%, mientras que en los tres primeros trimestres de este año se han mantenido en niveles elevados, un 56,2%, aunque algo más moderados respecto a los del mismo periodo del año previo, que fueron del 56,9%. Así, Malo de Molina afirmó que el ajuste del empleo se va aminorando, "pero todavía no ha concluido".

El ajuste continuó afectando principalmente al empleo de carácter temporal, que disminuyó un 6,7% en 2012 y un 9,3% hasta septiembre de 2013. Sin embargo, en estos dos últimos años el personal con contrato fijo se contrajo en mayor medida que en periodos anteriores, al verse afectado por importantes ajustes de plantilla realizados en algunas grandes empresas, y que han provocado reducciones de en torno a un punto y medio para los dos ejercicios.