Público
Público

El beneficio de Nissan cayó un 93 por ciento entre abril y septiembre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El tercer fabricante de automóviles nipón, Nissan, anunció hoy un beneficio neto de 9.000 millones de yenes (67 millones de euros) entre abril y septiembre, lo que supone una caída del 92,9 por ciento respecto al mismo período de 2008.

Los resultados son no obstante mejor de lo esperado por la compañía de Yokohama, que mencionó el impacto positivo del aumento de las ventas en China y de su plan de reestructuración contra la crisis como responsables de ese cambio.

Los ingresos por ventas en la primera mitad del año fiscal japonés, que finaliza en marzo de 2010, cayeron un 30,5 por ciento comparados con el mismo período del año anterior, hasta situarse en los 3,38 billones de yenes (25.400 millones de euros).

Con ello, el beneficio operativo, por actividad ordinaria, cayó un 50,5 por ciento hasta los 94.900 millones de yenes (710 millones de euros).

En la primera mitad del año fiscal japonés, Nissan vendió 1,62 millones de vehículos en todo el mundo, un 16,4 por ciento menos que en el mismo período del ejercicio anterior.

Debido a la mejora en la crisis de ventas global del sector del motor, Nissan decidió hoy mejorar sus previsiones para cuando cierre el ejercicio fiscal en marzo, en el que espera obtener una pérdida neta de 40.000 millones de yenes (300 millones de euros), frente al resultado negativo de 170.000 millones de yenes (1.278 millones de euros) que pronosticaba anteriormente.

Al igual que otros fabricantes nipones del motor como Honda o Suzuki, Nissan ha registrado una mejora de sus resultados por las medidas de estímulo a la compra de vehículos de bajas emisiones en Japón o Estados Unidos, mientras China sigue siendo el mercado con mejores proyecciones de crecimiento.

Entre julio y septiembre, el beneficio neto de Nissan se situó en los 25.500 millones de yenes (190 millones de euros), un retroceso del 65,3 por ciento en tasa interanual.

En ese período, Nissan vendió 901.000 vehículos en todo el mundo, un 6,8 por ciento menos que en el tercer trimestre del año 2008.

La nueva apuesta de Nissan para relanzar las ventas se centra en la comercialización en el mercado japonés del sedan Fuga o el minivehículo Roox, mientras que en Oriente Medio apostará por un nuevo Patrol y en Estados Unidos por el deportivo 370Z.