Público
Público

Benítez jugará al engaño

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Benítez esconderá su equipo hasta el último suspiro. Las variantes son pocas. De no jugar Torres, Kuyt es seguro. Reina en la portería, dos líneas de cuatro por delante, Gerrard y un delantero. No será la noche para el joven NGog, es partido para los primeros espadas.

Atrás, Benítez ha jugado al despiste para cubrir la ausencia de Arbeloa. Contra el Boro, tres días después de jugar contra el Madrid, sacó a Skrtel al lateral. Carragher no quiere jugar ahí. Los galones tienen jerarquía y le ha dicho a su entrenador que de lateral nunca más tras la eliminatoria contra el Chelsea de la pasada Champions. Contra el Sunderland, Rafa sacó a Mascherano de lateral, con Xabi Alonso y Gerrard en el doble pivote. El argentino estuvo excelente, una demostración más de que Masche es un jugador que sabe leer el juego y domina a la perfección el trabajo táctico. Contra el Madrid, el lateral diestro puede ser un problema para Benítez. Sin Arbeloa, el Liverpool tendrá una posición sin velocidad y eso puede ser un excelente argumento para plantear la batalla de Anfield.

Jugarán los titulares. Benítez lleva una semana en el partido y el carácter de final es otra baza de los reds. Insiste en la estrategia, una debilidad y un punto a favor al mismo tiempo. No defiende bien el equipo de Anfield los balones parados, lo hace en zona, pero el equipo tiene grietas. Entre la escasa capacidad para marcar goles y los encajados en balones parados, los de Benítez se han dejado media Premier. Contra el Madrid, la estrategia te da el triunfo. También el repliegue y el contraataque. Así ganaron al Chelsea de Mourinho, con un gol de Agger. El otro lado es la faceta defensiva. Ramos y Pepe son dos referentes del balón parado: falta un lanzador. Gago puede ser la opción, pero este detalle podría dar la titularidad a Guti o Sneijder.

El objetivo del Madrid es sencillo. La victoria no vale. El Madrid debe marcar dos goles para pasar. Por tanto, es un día para asumir riesgos relativos, ya que el Madrid sólo puede pensar en lo ofensivo. Con riesgos, el Madrid sufre. La vuelta de Pepe es necesaria para ejercer de hombre libre por detrás de la marca cuando atacas y abortar las salidas furiosas de los reds.