Público
Público

Berlín muestra el paseo de Nolde por España, entre los gitanos del Sacromonte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Fundación Emil Nolde de Berlín ha abierto la exposición "La pasión por viajar. De camino por Alemania, España y Suiza", centrada en las largas estancias del artista expresionista por esos países, con especial atención a Granada, en el sur de España, y a los amigos del pintor, los gitanos del Sacromonte.

"De alguna manera saltó la barrera idiomática, porque Nolde no hablaba español. Pese a ello, y por encima de todas las diferencias, trabó amistad con los gitanos a los que retrató en sus acuarelas", explicó a Efe Andreas Fluck, comisario de la exposición.

La muestra, integrada por 116 obras, en su mayoría acuarelas, recoge buena parte de la producción surgida de las cuatro semanas que pasó el artista con su esposa, Ada, en 1921.

"Nolde encontró en las gitanas y en las corridas de toros, entre otros motivos, la escenografía perfecta donde desarrollar todo su talento expresionista", afirmó Fluck, para quien la fascinación del artista por ese entorno no se limitó a lo folclórico o superficial, sino que fue al encuentro de sus raíces culturales.

Las acuarelas del viaje por Granada contrastan con el resto de paisajes que recorren la exposición -la ciudad alemana de Jena, en el este, las playas de Sylt, en el mar del Norte, así como la nevada Suiza-, con los que abarca un largo periodo de su producción artística, entre 1907 y 1946.

"De un lado, las escenas en las playas nórdicas, otro de sus entornos más queridos, de otro, unos rostros de mujer en los que se percibe algún rasgo de Picasso", resumió Fluck.

La exposición quedó abierta en las estancias de la Fundación Nolde de Berlín, junto a la plaza de la Gendarmenmarkt, en el corazón histórico de la capital alemana.

Se trata, en realidad, de un "segundo domicilio" del artista, cuya casa-museo se encuentra en Seebüll, asimismo en el litoral norte alemán y construida en los años 20 de acuerdo con el estilo Bauhaus.

La sala berlinesa abrió dos años atrás y hasta ahora se había centrado preferentemente en la recuperación de la obra suya incautada durante el nazismo, como representante de lo que el Tercer Reich calificó de "arte degenerado".

Nolde (1876/1956) fue inhabilitado profesionalmente durante cinco años por el nazismo, cuando el artista había cumplido ya los 70 años, lo que, lejos de amedrentarle, hizo renacer en él su impulso creativo.

Según Fucks, la serie de cuadros fruto de sus viajes reflejan los estados de ánimo del artista, uno de los grandes del movimiento "Die Brücke", y su capacidad de proyectar en los paisajes por los que pasaba su propia experiencia vital.

El comisario de la exposición, y también de la colección que se exhibe en Seebüll, admite que, pese a las esfuerzos por documentar esa etapa, no se sabe a ciencia cierta cómo hizo para organizar su viaje a Andalucía, ni qué lo llevó exactamente ahí.

"Sabemos que entró por los Pirineos, bajó a Barcelona y de ahí siguió al sur, además de pasar por Madrid atraído por su pasión por Goya. Los detalles prácticos del trayecto son una incógnita. Pero, si logró superar barreras idiomáticas con los gitanos, suponemos que tampoco tuvo grandes dificultades en el resto", apunta Fucks.

La exposición berlinesa con las acuarelas de Nolde por España estará abierta junto al Gendarmenmarkt hasta el 4 de julio.