Público
Público

Berlusconi aboga por una elección directa de su cargo a modo presidencialista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, apuesta por la elección directa del cargo de jefe del Ejecutivo, como sucede con la figura del presidente de la República en regímenes políticos democráticos como el de Francia.

En un nuevo adelanto del libro de su amigo y periodista Bruno Vespa, "Donne di Cuori", que ofrecen hoy los medios de comunicación de Italia, el primer ministro italiano aborda las reformas que, según él, deben acometerse en el sistema democrático del país.

"Será el Parlamento en los próximos meses el que defina cuál es el modelo más adecuado a la realidad italiana. Lo que cuenta es que el titular del poder ejecutivo sea elegido directamente por el pueblo. Y con él la forma de Gobierno", comenta Berlusconi.

"De hecho, eso ya ocurre en la constitución en la práctica. Es hora de que la Constitución formal sea actualizada y puesta al día con la realidad del país", añade.

El mandatario apuesta además por una distinción "más clara" entre las funciones de primer ministro y de presidente de la República, cargo que actualmente ostenta Giorgio Napolitano, manteniendo siempre una "colaboración leal" entre ambos.

Y sobre el Parlamento italiano, Berlusconi asegura que volverá a plantear la reducción del número de parlamentarios: "Esta reducción la habíamos ya realizado en nuestra legislatura anterior y ha sido la izquierda la que la derogó con un referéndum. De todos modos, volveremos a intentarlo y lo conseguiremos", comenta.

En el libro de su amigo Vespa, que presenta un popular programa de debate en la cadena de televisión pública Rai, el jefe del Gobierno de Italia aborda además los ataques que, según él, ha recibido por parte de la prensa internacional y que niega que le hayan debilitado.

"No. Al contrario. Si tengo que decir la verdad, los demás líderes internacionales con los que me reúno me felicitan. Ninguno de nosotros, me dicen, habríamos podido resistir a un tercio de los ataques que te han llegado", incide Berlusconi.

El político y empresario defiende además su forma de actuar en la esfera internacional, llamada "política del cucú", en referencia a la broma del juego del escondite que hizo durante una cumbre a la canciller alemana, Angela Merkel.

"Sí, hago una política exterior que tiene muy en cuenta las relaciones personales con los demás líderes, porque esto permite tener interlocuciones directas, no mediadas por la diplomacia, sobre cuestiones más delicadas, haciendo más fáciles los acuerdos", incide Berlusconi.

"Si Italia ha encontrado prestigio y autoridad en el terreno internacional, se lo debe a nuestro Gobierno y a esta forma mía de cultivar las relaciones internacionales", agrega.

El primer ministro italiano niega que su acercamiento al líder libio, Muamar el Gadafi, o su buena sintonía con Rusia hayan irritado a la administración estadounidense del presidente Barack Obama.

"Nuestro Gobierno es considerado por la administración estadounidense un aliado seguro, leal y fuerte", sentencia.