Público
Público

Berlusconi acusa a la izquierda de pretender una "invasión de extranjeros" para cambiar el peso del voto.

El primer ministro italiano anima a la población a formar "un ejército del bien contra el ejército del mal y del odio"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha acusado a la izquierda de querer 'una invasión de extranjeros' en Italia para poder cambiar el peso del voto en el país. El alto mandatario invita además a todos los que no se sientan identificados con la izquierda italiana a formar 'un ejército del bien contra el ejército del mal y del odio'.

Según ha expresado Berlusconi en un mensaje destinado a los seguidores de su partido, 'Pueblo de la Libertad',  la izquierda 'quiere abrir las puertas de par en par a los ciudadanos extranjeros porque ha visto la victoria de la Italia moderada', lo que el primer ministro califica de 'antinacional' y 'antiitaliano'.

'Una fuerza popular, un verdadero ejército de defensores y promotores de la libertad, compuesto por hombres, mujeres y jóvenes, de italianos que toman partido y se comprometen a defender y promover, como los paladines, la libertad'. Con estas palabras alentaba Berlusconi a los ciudadanos italianos para 'combatir' a la izquierda del país, según el mandatario 'el ejército del mal y del odio'. El líder italiano iba más allá, atribuyendo funciones a su 'ejército': 'apoyar las acciones' del Ejecutivo.

Berlusconi se refirió asimismo a la publicación por parte de los medios de comunicación de las escuchas telefónicas surgidas durante las investigaciones, sobre las que comentó: 'Estamos todos sometidos al control de los teléfonos. Es un estado policial. Es un sistema bárbaro'.

'Cada día -dijo- hay ataques a la libertad. Cuando uno coge el teléfono y teme poder ser grabado. Esto es un ataque a la libertad porque la privacidad es un derecho fundamental'.

Berlusconi se refirió también a las informaciones publicadas por algunos medios de comunicación sobre la existencia de tensiones y diferencias internas en el seno de su partido, que tachó de 'pura fantasía' y subrayó que se trabaja 'desde la estima, la consideración y el total afecto'.