Público
Público

Berlusconi anuncia sus "siete misiones" para salvar el país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Silvio Berlusconi presentó hoy el programa electoral de su nuevo proyecto político, el Pueblo de la Libertad (PDL), que incluye las "siete misiones" con las que quiere relanzar el país, en caso de volver a ser presidente del Gobierno tras las elecciones del 13 y 14 de abril.

Y entre ellas, sorprendió la propuesta de la vuelta al uso de la energía nuclear en el país, después de que en un referéndum de 1987, los italianos se expresasen contra la presencia de las centrales nucleares en el territorio.

Mientras que su principal rival, el líder del Partido Demócrata, Walter Veltroni, se encuentra ya lanzado en campaña electoral, Berlusconi ha tenido que esperar a llegar a un acuerdo con sus nuevos aliados para presentar hoy el programa definitivo.

El magnate de la comunicación presentó en solitario, aunque con el apoyo en bambalinas de sus aliados, un programa, condensado en doce páginas, que incluye "compromisos morales" con los italianos "pero no milagros", agregó.

"Il Cavaliere", como se le conoce en el país, fue nombrado una a una las "siete misiones" que quiere realizar si vuelve al poder: relanzar el desarrollo, sostener la familia, dar mayor seguridad y justicia, mejorar los servicios a los ciudadanos, ocuparse del sur del país, introducir el federalismo, y un plan extraordinario para las finanzas públicas.

Para cada una de estas misiones, Berlusconi presentó sus herramientas y soluciones:

Entre éstas anunció la bajada de los impuestos hasta hacer descender la presión fiscal por debajo del 40% del Producto Interior Bruto, así como subir las pensiones mínimas, y que no estén sujetas a impuestos las pagas y horas extras.

Berlusconi reiteró uno de sus lemas de la pasada campaña electoral: la abolición del impuesto de Bienes inmuebles, que ya, en su momento, causó las protestas de los alcaldes.

En el capitulo infraestructuras, confirmó el proyecto de construcción del puente sobre el estrecho de Messina, que une Calabria con la isla e Sicilia, y que desechó la anterior legislatura de centroizquierda, así como aseguró que se concluirá la línea de Tren de Alta Velocidad Turín-Lyon.

"Si abrimos todas las obras que hemos propuesto en nuestro programa, además daremos trabajo a entre 300.000 y 350.000 personas", aseguró Berlusconi.

Berlusconi dedicó un entero punto de su programa bajo el título "una casa para todos" a la política de vivienda, que prevé la construcción de nuevas casas oficiales e hipotecas a medida para los jóvenes.

Otra de las promesas de Berlusconi fue el famoso "bono bebe", una ayuda de 1.000 euros a las familias que tengan un hijo, y que ya entregó el presidente del Gobierno Romano Prodi en su primer año de legislatura, y que después no renovó en el segundo año.

El líder del PDL criticó la política del centroizquierda en el tema de la inmigración, al acusarles de haber "abierto las puertas de par en par a los inmigrantes ilegales" y anunció que aumentarán el número de centros de permanencia temporales.

Para Berlusconi, el desarrollo de las energías alternativas, como la solar o la eólica, están incluidas en el programa electoral, pero dijo que "hay que ser realistas y que cuentan poco", y ante ello propuso la vuelta al nuclear.

Asimismo, adelantó que en caso de victoria formará un gobierno con sólo 12 ministros, más otros tres sin cartera, respecto a los 25 que tenía el Ejecutivo de Prodi.

La ocasión sirvió a Berlusconi a presentar como queda formado su nueva aventura política, una lista junto a los derechistas Alianza Nacional, de Gianfranco Fini, y otros siete pequeños partidos.

Todos estas formaciones, que van desde los ultraderechistas de Alessandra Mussolini, a los socialistas de PSI, o al Partido Republicano (PRI), se presentarán unidos bajo el símbolo del PDL.