Público
Público

Berlusconi molesta a la oposición por un comentario sobre Obama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los diarios italianos de la oposición criticaban el lunes al primer ministro, Silvio Berlusconi, por llamar otra vez "bronceado" al presidente estadounidense Barack Obama, incluso aunque ya provocó una tormenta política cuando lo dijo por primera vez el año pasado.

En un mitin el domingo por la noche, Berlusconi dijo: "Tengo que daros saludos, saludos de un hombre, cómo se llama, cómo se llama, un minuto, era alguien bronceado....Barack Obama".

Después agregó: "No lo vais a creer pero fueron juntos a la playa para broncearse porque incluso su esposa está morena".

Berlusconi acababa de regresar de la cumbre del G-20 en Pittsburgh donde se reunió con el matrimonio Obama , y los diarios italianos destacaron que ella sólo le estrechó la mano, mientras que a otros líderes les besó.

L'Unitè, diario de la principal formación de oposición, el Partido Democrático, recogió las declaraciones en su portada con una foto de Michelle Obama.

"Nos hace parecer ridículos delante del mundo entero", dijo el diario, que agregó que el comentario fue una metedura de pata racista. El periódico de centroizquierda La Repubblica dijo que fue un comentario "imprudente".

Berlusconi también fue criticado por el único diputado negro de Italia, Jean Leonard Touadi, de origen congoleño.

"Al repetir esas burlas que están fuera de lugar, el primer ministro sigue dañando la imagen de Italia", dijo desde Washington, donde se reunió con congresistas negros estadounidenses.

Berlusconi ya creó polémica el pasado noviembre cuando, durante un viaje a Moscú, llamó al entonces presidente electo "joven guapo y bronceado".

Al día siguiente en Bruselas, cuando un periodista estadounidense preguntó si se disculparía ante Obama, el primer ministro dijo al periodista que se merecía un puesto en su lista de "imbéciles".

Las meteduras de pata y comentarios controvertidos no son algo poco habitual en Berlusconi. En 2003, comparó a un miembro alemán del Parlamento Europeo con un guardia de un campo nazi y en 2005 sugirió que había coqueteado con la presidenta finlandesa Tarja Halonen para asegurarse de que ella le diera su apoyo para albergar la Autoridad de Sanidad Alimentaria Europea.