Público
Público

Berlusconi podría pasar otro día más ingresado

El Gobierno descarta que vaya a dar la rueda de prensa tradicional antes de Navidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, pasó su tercera noche en el hospital tras la agresión del pasado domingo. 'Il Cavaliere' tuvo molestias a causa del dolor y los médicos sopesan si darle el alta hoy o dejarlo en observación un día más. El Gobierno se está planteando repensar las medidas de seguridad en torno a Berlusconi después de la agresión y valora incluso cerrar páginas web donde 'se fomente el odio' a las figuras públicas.

Berlusconi 'ha pasado una noche más agitada que las anteriores, ya que se han agudizado los dolores sobre todo los del cuello debido al fuerte golpe', dijo en una entrevista con Sky TG24 Paolo Bonaiuti, subsecretario de la presidencia.

Los médicos habían previsto darle el alta este miércoles, aunque parece que el 'premier' permanecerá un día más. 'Todo dependerá del resultado de los últimos controles', dijo Bonaiuti.

Como todas las mañanas desde que fue hospitalizado, Berlusconi se ha levantado muy temprano, en torno las 7.00, y ha pedido los periódicos y la revista de prensa que cada día le envía la presidencia de Gobierno.

Ayer por la tarde, Berlusconi siguió en televisión el programa de debate Ballaro y anteriormente había recibido la visita de los futbolistas Clarence Seedorf y Thiago Silva, en representación de la plantilla del Milán, el equipo de fútbol de su propiedad. Anoche, también recibió la llamada del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien se informó de su estado de salud y le deseo una rápida recuperación.

Bonaiuti aseguró que no se ha comentado con Berlusconi la actualidad política ni el duro enfrentamiento que se vivió ayer en la Cámara de los diputados.

Respecto a la recomendación de los médicos de estar al menos dos semanas en total reposo, Bonaiuti dijo que 'no será fácil'. 'El presidente es una máquina de trabajo, un volcán que se enciende a las 7 de la mañana y se apaga a las 2 de la madrugada. Pensar en obligarle a estar tranquilo es una trabajo titánico, tendríamos que atarle a la silla', explicó.

No obstante, Bonaiuti dudó que, debido a la necesidad de reposo, Berlusconi pueda celebrar la tradicional rueda de prensa de fin de año.