Público
Público

Berlusconi vuela a Bruselas con un pacto de mínimos con Bossi

'Il Cavaliere' tratará de convencer a sus socios de la UE con una reforma  de las pensiones que incluye finalmente el aumento de la edad de jubilación hasta los 67 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Silvio Berlusconi se presentará este miércoles en la cumbre de jefes de Estado de Bruselas sin cumplir con todas las exigencias de la Unión Europea, que el pasado domingo le dio 72 horas de plazo para preparar una serie de reformas estructurales que relancen la economía y reduzcan los 1,9 billones de deuda pública que acumula Italia.

El primer ministro llegó a un pacto de mínimos a última hora de anoche con su socio de Gobierno, Umberto Bossi, después de dos días de intensas negociaciones, en los que han surgido dudas sobre la continuidad del Ejecutivo.

El único punto de encuentro importante estaría en el acuerdo final sobre el aumento de la edad de jubilación. La ministra de Educación, Mariastella Gelmini, durante una intervención en el programa Ballarò de Rai 3, aseguró ayer que la Liga había aceptado este extremo incluso cuando por la mañana Bossi había dejado claro que 'los 67 años es imposible, la gente nos mataría'.

Según informan los medios hoy, el pacto prevé un aumento de la jubilación de hombres y mujeres de manera escalonada para llegar a los 67 años en 2026. Además de esto, Il Cavaliere tratará de pasar el examen de sus socios europeos con retoques a las pensiones de oro, de viudedad y de invalidez.

Pero a partir de aquí, ninguna novedad. Berlusconi hará hincapié en la fiabilidad del plan de ajustes aprobado en septiembre -por un valor de 56.000 millones de euros-, tratará de resaltar el compromiso adquirido en la lucha contra la evasión fiscal y prometerá una serie de liberalizaciones y privatizaciones sin un calendario fijo. Medidas todas ellas que suenan sólo a humo, porque Berlusconi no ha sido capaz de sacar adelante el decreto ley para el desarrollo económico en el que trabaja desde hace mes y medio -indispensable para el crecimiento económico- y porque no ha conseguido convencer a Bossi de la necesidad de aplicar a toda costa las reformas exigidas por la UE.

El leguista amenazó también con tumbar al Ejecutivo si no escuchaba sus peticiones: 'Esta vez la situación es muy peligrosa. La posibilidad de una crisis de Gobierno es real. Si cae el Gobierno iremos a las elecciones'. La situación recordaba mucho a 1994, cuando Bossi mandó a casa al primer Gobierno Berlusconi precisamente por el mismo motivo.

Bossi amenazó todo el día con tumbar al Gobierno si no escuchaba sus peticiones El otro punto caliente sobre el que sí que no hay acuerdo era lo referido a las prejubilaciones. Todo el que llega a 40 años de cotización en Italia tiene el derecho de dejar de trabajar y empezar a cobrar su pensión. Muchas personas lo hacen incluso sin haber llegado a los 60 años de edad y la clave está en que la mayor parte de ellos, el 65% según los datos del Instituto de Estadística vive en el norte en zonas gobernadas por la Liga. 

Al final de una de las numerosas reuniones que se han llevado a cabo hoy, Bossi, pese al supuesto acuerdo alcanzado, seguía mostrándose 'pesimista'.  'Hemos encontrado el camino, pero el riesgo del Gobierno sigue siendo el mismo. Habrá que esperar a ver lo que dice la UE'. La impresión es que el Ejecutivo está tocado de muerte y que mañana los 27 podrían darle la puntilla.