Público
Público

Berlusconi ya es el líder único de la derecha

Forza Italia y Alianza Nacional de Gianfranco Fini se fusionan en el el Pueblo para la Libertad.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, presidirá a partir del lunes el nuevo partido de alianzas de facciones de derecha, El Pueblo de la Libertad (PDL), un año después de ganar las elecciones generales. El Congreso fundacional del nuevo partido comenzó este viernes en Roma y concluye el sábado con un discurso del actual líder italiano.

El PDL quedará configurado por dos grandes partidos vertebradores, la Forza Italia de Il Cavaliere y la neofascista Alianza Nacional, disuelta la semana pasada, de Gianfranco Fini. Sin embargo, el tercer gran partido de ultraderecha italiano que preside Umberto Bossi, la Liga Norte, se mantendrá fuera de la estructura del nuevo partido aunque seguirá siendo su principal socio político.

La fundación del PDL llega en un momento contradictorio para el gobierno de Berlusconi, dos meses después de pasar su primera prueba electoral en Cagliari, donde su partido se impuso con holgura. La popularidad de Il Cavaliere no ha sufrido el más mínimo desgaste a pesar de que Italia está sumida en una grave crisis de identidad y de que la economía ha entrado en un periodo de profunda recesión.

A este prestigio del primer ministro más controvertido de las últimas décadas en la otrora combativa Italia ha contribuido la nula oposición que representa el izquierdista Partido Democrático (PD), tan debilitado como vacío de liderazgo a pesar del reciente nombramiento de Dario Franceschini como presidente del partido. Berlusconi le saca un mundo de distancia en todas las encuestas.

Este impulso de los sondeos ha alimentado el ego personalista de Il Cavaliere que ayer volvió a dejar entrever que él es el único líder del PDL y que no compartirá galones con nadie. El mensaje está dirigido al presidente de Alianza Nacional y de la Cámara de Diputados, Gianfranco Fini, con quien no mantiene una relación muy fluida en los últimos meses. El jueves mantuvieron su enésimo encontronazo al asegurar Berlusconi que los diputados acuden al Parlamento para 'hacer bulto'. Fini le respondió que un primer ministro democrático debería respetar los procedimientos parlamentarios y que 'no debería ridiculizarlos'.