Público
Público

Bernanke calma a los mercados al anunciar que mantendrá los estímulos

El presidente de la Reserva Federal, al contrario que su homólogo Draghi, defiende que la política monetaria "está suministrando beneficios significativos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la Reserva Federal de EEUU (Fed), Ben Bernanke, advirtió este miércoles de que la retirada 'prematura' de las medidas de relajación monetaria aplicadas por su departamento podría acabar con la recuperación en curso de la economía, por lo que reiteró su compromiso de mantener una postura 'acomodaticia' por el tiempo que sea necesario. Lo que dijo Bernanke es que el banco central estadounidense necesita ver mayores señales de impulso antes de quitar el pie del acelerador. Algo que no se está haciendo en Europa, muy al contrario.

'Un endurecimiento prematuro de la política monetaria podría elevar temporalmente los intereses, pero conllevaría también un riesgo sustancial de ralentizar o acabar con la recuperación económica', señaló Bernanke en su comparecencia ante el Congreso de EEUU.

En este sentido, el banquero central estadounidense alertó de que 'esta renovada debilidad económica representaría sus propios riesgos para la estabilidad de la economía', por lo que subrayó que la Fed proporconará una política monetaria acomodaticia por el tiempo necesario para alcanzar los objetivos de empleo y estabilidad de precios.

El presidente de la Fed defendió que en las actuales circunstancias de la economía, la política monetaria aplicada por el banco central estadonidense está aportando 'significativos beneficios' y ha contribuido a compensar los incipientes signos de presiones deflacionarias.

'La política monetaria también ha ayudado a compensar las incipientes presiones deflacionarias y ha impedido que la inflación caiga aún más por debajo del objetivo a largo plazo [de la Fed] de un 2%', agregó  

No obstante, Bernanke recordó que la Fed ha dejado clara su disposición a incrementar o reducir el ritmo de sus compras de activos para garantizar que su política monetaria continúa siendo apropiada respecto a los cambios en las perspectivas de empleo e inflación.