Público
Público

Bernanke vislumbra la recuperación para 2011

La economía estadounidense crece un 1,6% entre abril y junio, menos de lo estimado inicialmente. El jefe de la Fed asegura que actuará para respaldar la reactivación económica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El jefe de la Reserva Federal, Ben Bernanke, empieza a parecerse cada vez más a su celebérrimo predecesor, Alan Greenspan, que en tiempos de incertidumbre prefería decir lo menos posible, consciente de que sus declaraciones podían tener repercusiones inesperadas, más aún cuando Wall Street no acaba de vislumbrar el final de la crisis.

Hoy, el responsable de la Fed mantuvo su prudencia al reconocer que la recuperación en EEUU se había ralentizado en los últimos meses. Pero añadió, a modo de esperanza, que seguían dándose las condiciones para una aceleración en 2011.

La revisión a la baja del PIB fue menor que la esperada por los analistas

Las cifras fueron algo más pesimistas que los pronósticos del responsable del banco central. El Departamento de Comercio informó hoy que la economía de EEUU perdió ímpetu entre abril y junio, y creció a una tasa anualizada del 1,6%, ocho décimas menos que lo calculado inicialmente.

Los analistas, que ya se temían una corrección a la baja, habían previsto que se situaría entre el 1,2 y el 1,4%, por lo que el dato de hoy mejora ligeramente lo esperado. Pero es peor que los anteriores. En el primer trimestre, el ritmo de crecimiento fue del 3,7% y en los últimos tres meses de 2009 llegó a alcanzar el 5%.

El Gobierno atribuyó la desaceleración al escaso crecimiento del gasto de los consumidores y la demanda de vivienda. De hecho, el miércoles se supo que la venta de casas nuevas cayó en julio un 12%, la cifra más baja desde que hay registros.

Bernanke habló en Jackson Hole (Wyoming), en un encuentro que reunió a los jefes de los bancos centrales, y repitió lo que ya dijo hace unos meses, que la Fed haría todo lo posible por respaldar la recuperación de la mayor economía mundial. 'Las políticas monetarias siguen siendo muy generosas y las condiciones financieras se han vuelto más favorables al crecimiento', dijo Bernanke.

El Gobierno lo atribuye al parón del consumo y la vivienda

La Reserva Federal, añadió su responsable, no permitirá que la economía estadounidense caiga en un período de deflación, algo que de momento no es 'un riesgo significativo'.

Como parte de su política de estímulo, la Reserva Federal ha mantenido los tipos de interés por debajo del 0,25% desde diciembre de 2008. Algunos de sus analistas estiman que ya no tiene instrumentos suficientes para empujar la economía. En un momento en que los tipos a corto plazo ya se encuentran en mínimos históricos en EEUU, Europa y Japón, la herramienta tradicional ya no ejerce de palanca. De ahí que la Fed empiece a barajar otras estrategias.

Es más, hoy Bernanke dijo que el banco central tenía nuevas 'herramientas y estrategias'. En particular, 'el Comité (de Mercado Abierto de la Fed, que fija la política monetaria) está preparado para tomar medidas poco convencionales' y 'proporcionar un respaldo monetario adicional' si fuera necesario, declaró al referirse, entre otras, a la posibilidad de que el banco central 'compre activos a gran escala', como hizo en los primeros meses de la crisis. Bernanke matizó que estas opciones conllevaban riesgos y agregó que los funcionarios de la Fed no habían llegado a un acuerdo sobre qué desencadenaría la adopción de nuevas medidas.

Bernanke señaló algunos aspectos positivos de la coyuntura económica estadounidense, incluido 'un aumento en trimestres recientes de la tasa de ahorro en los hogares en un promedio de casi el 6%' pero también reconoció que el paro (9.5%) sólo disminuirá 'lentamente'.