Público
Público

Bertone dice que las relaciones de Cuba y el Vaticano son "relativamente" buenas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario de Estado vaticano, cardenal Tarcisio Bertone, que mañana comienza un viaje de seis días a Cuba, explicó en una entrevista publicada hoy en el diario "Avvenire", que las relaciones de éste país con el Vaticano son "relativamente buenas".

Bertone tampoco cerró las puertas a una futura vista del papa Benedicto XVI a Cuba al explicar que "por el momento no ha sido posible y que se verá en el futuro".

El secretario de Estado señaló que nadie puede negar que en el pasado se han vivido "dificultades" con este país pero recordó que, al contrario que en otros casos análogos, Cuba y el Vaticano "nunca han roto sus relaciones diplomáticas".

"Cuba es la prueba de que si el diálogo es sincero da siempre frutos", dijo Bertone, que agregó que la Iglesia católica ha tenido siempre la potestad de elegir a sus propios pastores en este país.

Asimismo, el secretario de Estado señaló al diario de los obispos italianos, que la Iglesia católica en el país "a pesar de las dificultades goza de una gran vitalidad".

Bertone explicó que su visita a Cuba no es de carácter "geopolítico" sino "eclesial", ya que acude a conmemorar el décimo aniversario de la visita de Juan Pablo II a este país.

En la entrevista, el secretario de Estado recordó que cuando era arzobispo de Génova (norte de Italia) se entrevistó en Cuba con el presidente Fidel Castro, con quien habló "del hambre y la pobreza en el mundo y de la necesidad de una mayor solidaridad entre los pueblos".

En aquella ocasión Castro definió a Benedicto XVI como "una buena persona" y que tenía "la cara de un ángel" y pidió a Bertone que trasladase al Papa su invitación a visitar Cuba.

También Castro pidió la rápida beatificación de Juan Pablo II, a quien comparó con la figura de Madre Teresa de Calcuta, añadió Bertone.

Bertone comentó que no sabe si será recibido por el presidente provisional de Cuba, Raúl Castro, o podrá reunirse con Fidel, quien hoy anunció su renuncia a la presidencia del país.

"Por el momento, sólo sé que el Ministerio de Exteriores cubano ha organizado una acogida oficial y ha preparado un encuentro de trabajo con una delegación de Gobierno", explicó el purpurado.

Según el programa completo del viaje difundido ayer, el cardenal llegará mañana a Cuba y el día siguiente, 21 de febrero, recibirá a los representantes de la Conferencia de los obispos cubanos, visitará los seminarios de San Carlos y San Ambrosio, y después celebrará misa en la catedral de La Habana.

El viernes celebrará misa en el Monasterio de las Carmelitas y mantendrá algunos encuentros con los representantes del clero en Cuba.

Al día siguiente inaugurará un monumento dedicado a Juan Pablo II en la iglesia de Santa Clara, lugar donde el papa polaco ofició una eucaristía durante su visita, y por la tarde se trasladará a Santiago de Cuba para visitar el santuario de Nuestra Señora de la Caridad.

El domingo celebrará una misa en la plaza Pedro Agustín Pérez y Pérez en Guantánamo, diócesis creada por Juan Pablo II, y por la tarde cenará en la Nunciatura con las autoridades cubanas.

El encuentro oficial con los representantes de las instituciones cubanas se realizará el 25 de febrero, y por la tarde participará en una conferencia en la Universidad de la Habana sobre el tema: "La cultura y los fundamentos éticos del vivir humano".