Público
Público

Los betabloqueantes ayudan en enfermedad renal con cardiopatía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por David Douglas

Los fármacos betabloqueantesayudan a reducir la mortalidad de los pacientes con enfermedadrenal crónica e insuficiencia cardíaca, según reveló una nuevarevisión sistemática y meta-análisis de estudios.

"Los pacientes con enfermedad renal crónica que padeceninsuficiencia cardíaca obtienen el mismo beneficio de losbetabloqueantes que aquellos que tienen funcionamiento renalnormal", dijo a Reuters Health el coautor del estudio, doctorSunil V. Badve, de la University of Queensland, en Australia.

Badve también señaló que no había buena evidencia para eluso de estos medicamentos en los pacientes con enfermedad renalcrónica pero sin insuficiencia cardíaca, particularmenteaquellos en diálisis.

El equipo de Badve analizó nueve informes de ocho ensayosque incluían a unos 7.000 pacientes con enfermedad renalcrónica en estadio 3 a 5.

En seis ensayos que reunieron a pacientes con insuficienciacardíaca, los betabloqueantes redujeron un 28 por ciento elriesgo de mortalidad por cualquier causa. En análisisposteriores, el efecto del tratamiento fue similar en lospacientes con y sin enfermedad renal crónica, reveló el informea publicarse en Journal of the American College of Cardiology.

En cuatro ensayos, los fármacos también disminuyeronsignificativamente el riesgo de mortalidad cardiovascular (un34 por ciento) y el de muerte súbita (un 30 por ciento). Losbetabloqueantes no afectaron el riesgo de hospitalización porcualquier causa.

"Los resultados de nuestra revisión sistemática ymeta-análisis respaldan fuertemente el uso de betabloqueantesen pacientes que tienen enfermedad renal crónica leve amoderada y padecen insuficiencia cardíaca", concluyó Badve.

Los investigadores no pudieron hallar datos suficientespara delinear conclusiones similares sobre los efectos de losbetabloqueantes en la mortalidad en los estudios que noincluían a pacientes con insuficiencia cardíaca.

FUENTE: Journal of American College of Cardiology, 6 deseptiembre del 2011