Público
Público

Bienvenidos al mundo real

El festival de fotoperiodismo Visa pour l'Image arranca hoy en Perpiñán marcado por la mala situación de la profesión. Al mal tiempo, buena cara y muchas fotos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

 

Ya es oficial: el fotoperiodismo se está muriendo. El autor del diagnóstico es Jean-François Leroy, director del Visa Pour lImage, el festival de fotoperiodismo afincado en Perpiñán desde hace 21 años. ¿Más de lo mismo? No. Pocos encuentros vinculados a la imagen reúnen las características de esta cita que arranca hoy y que atraerá a miles de visitantes hasta el 13 de septiembre. Las treinta exposiciones repartidas por el casco antiguo de la ciudad permiten descubrir reportajes que pellizcan la conciencia. Además, cada tarde, coloquios y proyecciones se suman a la experiencia para ofrecer una radiografía del pulso del mundo.

A modo de cumbre internacional, Irán, Afganistán, Irak, Pakistán, México y EEUU, entre otros, coinciden en Perpiñán. Múltiples miradas y sensibilidades con un único cometido: mostrar lo que habitualmente se esconde bajo la alfombra informativa. 'Una alfombra monocolor, vencida por las pisadas apresuradas del día a día', apunta un habitual del festival que quiere ver entre hoy y mañana todas las exhibiciones que forman la columna vertebral del certamen.

'Profesionales de todo el mundo traen sus producciones más recientes y el éxito de público demuestra que la gente todavía se interesa por la historia del planeta', argumenta Leroy, que no se cansa de repetir que las imágenes del festival son una especie de 'tarjetas de bienvenida al mundo real'.


Una de las muestras que se puede visitar es la de Massimo Berruti, ganador del Premio del Joven Reportero con un trabajo titulado Pakistán, ¿Verdad o ficción?. La serie muestra las dificultades que tiene el país para encontrar su equilibrio a través de rostros invadidos por la incertidumbre. 'Los pakistaníes no se dejan vencer por el miedo. A pesar de que desconocen los motivos de la situación actual, saben que la escalada de violencia pretende desestabilizar el país en favor de los que quieren intensificar la guerra', explica el joven reportero.

Uno de los escenarios más potentes del circuito del Visa es el convento de Santa Clara, que en esta edición alberga dos muestras teñidas de sangre. Los asesinatos de Madagascar en plena crisis política el pasado mes de febrero, capturados por Walter Astrada, y la aproximación a la Guatemala más sanguinaria de Miquel Dewever-Plana, dan cuerpo a dos muestras estremecedoras.

Dewever-Plana, preocupado por una sociedad que considera 'enferma por sus propios demonios', lanza una cifra: 6.292. Este es el número de las víctimas asesinadas en Guatemala el año pasado. 'Trece años después de los acuerdos de paz que pusieron fin a un genocidio contra la población maya', añade el fotógrafo.

El éxito de público demuestra que la gente todavía se interesa por la historia del planeta

Pero no todo son matanzas y desastres, a pesar de que eso es lo que reflejan la mayoría de los trabajos. La propuesta de Steve McCurry permite darse un respiro entre tanta crudeza. En Un momento vulnerable, este fotoperiodista de la agencia Magnum juega con escenas de la vida cotidiana apoyándose en el ritmo y movimiento de la luz. Las rutinas de la pesca y el ganado, los cánticos religiosos y los pregones del mercado ofrecen un viaje por la diversidad humana.

Actualmente, sólo National Geographic sigue enviando fotógrafos a hacer reportajes in situ durante largas temporadas. Pero ningún medio lo hace ya para cubrir la actualidad. Los fotógrafos no permanecen mucho más de tres días en un lugar cuando les mandan a realizar un trabajo. El precio mínimo impera y los profesionales del sector consideran este periodo como un agujero negro. A pesar de las circunstancias, los hay que deciden correr con los gastos, hacer el reportaje y, con tiempo y paciencia, intentan venderlo.

'Muchas agencias aplican un tanto alzado que permite utilizar tantas fotos como se necesiten. Algo muy atractivo para revistas y periódicos dirigidos por gente a la que sólo le preocupa la rentabilidad. También se ha extendido la tarifa única. La prensa sufre, como todo el mundo. La generalización de todas estas prácticas ahoga no sólo a las agencias de fotografía que rechazan entrar a formar parte de ese sistema, sino también a los fotógrafos como colectivo', argumenta Leroy

'¿Quién puede seguir produciendo? Y con producir me refiero a producir un tema de verdad, en profundidad, tomándose tiempo para quedarse en un sitio, observar, trabajar, comprender', lamenta el director del festival, que todavía sigue indignado por la cobertura que los medios hicieron de la muerte de Michael Jackson: 'Se trataba de un artista inmenso, pero durante diez días SÓLO se habló de su muerte. Aún sabiendo que no haré amigos, debo preguntar: ¿un muerto en Los Ángeles merece el silencio absoluto del resto del mundo?'.

'¿Un muerto en Los Ángeles merece el silencio absoluto del resto del mundo?'

Uno de los objetivos del festival es restablecer la función de la fotografía de prensa. El Centro Internacional de Prensa ubicado en el Palacio de Congresos recibe cada año, durante la semana profesional, a 3.000 profesionales acreditados y a 280 agencias representantes de cincuenta de países.

'Nos reunimos para no perder la perspectiva de la vivacidad de esta profesión, demasiado maltratada por reagrupamientos y reestructuraciones empresariales', añade Leroy, que pone un énfasis especial en subrayar que no pretende ser 'el guardián de un parque de dinosaurios'.

Una de las asignaturas pendientes del Visa pour lImage es abrirse a las creaciones realizadas para medios digitales y multimedia. 'No estamos estancados, estamos abiertos a muchas cosas. De hecho, Samuel Bellondorf presentará su documental web. Es un trabajo muy interesante que ofrece temas de discusión que hay que explorar, como la definición de las reglas aplicables a Internet. Hace veinte años que ofrecemos productos multimedia en Perpiñán. Las proyecciones son multimedia, ¿no?', despacha un hombre que considera que, con la fotografía digital, cada vez hay más personas que hacen fotos y menos fotógrafos.

A pesar de las reticencias digitales, los organizadores del certamen barajan el proyecto de crear un premio de 'documental web'. A fin de cuentas, este es un festival optimista, en el que el fondo es siempre más importante que la forma. 'La fotografía podria ser la sutil luz que modestamente cambiará las cosas', dijo W. Eugene Smith. Y así lo cree el equipo que organiza el Visa pour lImage.