Público
Público

Bildu, más cerca del gobierno de Guipúzcoa en un pleno sin sorpresas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Bildu tiene cada vez más cerca el gobierno de Guipúzcoa tras la primera parte de un pleno de investidura sin sorpresas, en el que su candidato, Martín Garitano, ha reivindicado a las víctimas de la violencia y a los presos y ha pedido a ETA y al Gobierno que negocien las "consecuencias del conflicto".

Durante la mañana, los cuatro candidatos a presidir la Diputación Foral de Guipúzcoa, Martín Garitano (Bildu), Markel Olano, (PNV), Rafaela Romero (PSE/EE) y Juan Carlos Cano (PP), han presentado sus planes de gobierno, en unos discursos en los que han dado por hecho el gobierno de la coalición abertzale, ya que el resto de partidos, como se preveía, no ha alcanzado ningún acuerdo.

El discurso más esperado ha sido el de Martín Garitano, que ha sido seguido desde la tribuna de invitados por exdirigentes de Batasuna como Rufi Etxeberria y Joseba Permach, presentes hoy en el hemiciclo de las Juntas Generales de Guipúzcoa, junto con el líder de EA, Peio Urizar.

El candidato de Bildu, que logró 22 de los 51 junteros de la cámara provincial, ha proclamado el inicio de una "nueva era histórica" en Euskadi y se ha comprometido a trabajar en favor de una "solución al conflicto político" en la que "todos salgan ganando".

Ha sostenido que el conflicto "tiene muchas caras", por lo que se deberá "hacer frente al sufrimiento de todas las víctimas que ha generado", al tiempo que ha anunciado que "en este nuevo ciclo" se tendrá que abordar "la cuestión de los presos".

Además, ha considerado que corresponde a ETA y al Gobierno "a través del diálogo" dar pasos para "superar definitivamente las consecuencias del conflicto".

Garitano ha afirmado que todos los guipuzcoanos deben tender derecho a "expresar su opinión libremente", por lo que se ha comprometido a trabajar para que desaparezcan "todas las violencias, amenazas, presiones, persecuciones, detenciones y torturas".

El actual diputado general y aspirante del PNV, Markel Olano, que cuenta con el respaldo inicial de los 14 procuradores nacionalistas, no ha aludido en ningún momento a posibles acuerdos para concitar una mayoría en torno a su candidatura ni ha solicitado el voto al resto de grupos para desbancar a Bildu.

El todavía diputado general ha considerado que "hay que aprovechar la oportunidad para lograr la paz definitiva", y para ello ha opinado que "ahora se tienen que dar nuevos pasos", el más importante de los cuales consiste en que ETA abandone definitivamente las armas.

"Ése es el deseo de una amplia mayoría de la sociedad y eso es lo que todos los grupos y representantes políticos debemos exigirle a ETA, sin ninguna excepción y de un modo que todos lo entendamos claramente", ha señalado Olano.

La primera en defender su programa ha sido la candidata socialista, Rafaela Romero, quien ha dado por hecho que Bildu gobernará la Diputación y ha pedido a la coalición que "no defraude" a la sociedad, esté a la "altura de su gran responsabilidad histórica" y utilice los votos recabados para "acabar con ETA".

La aspirante socialista ha recordado que tras las elecciones del 22 de mayo su partido apostó por "configurar un acuerdo de estabilidad entre el PNV y el PSE que asegurase la estabilidad y fortaleza de las instituciones municipales y forales".

"No ha sido posible. El PNV ha optado por Bildu, como claramente se vio el día 11 de junio en la constitución de los ayuntamientos. Allá cada cual con su responsabilidad", ha lamentado.

Por último, el candidato del PP, Juan Carlos Cano, ha responsabilizado al PNV y al PSE/EE de la imposibilidad de alcanzar un acuerdo para conformar un gobierno alternativo al de Bildu, formación a la que ha pedido que no trate de "poner patas arriba" el Estado de Derecho desde la institución foral.

"No juegue con lo que nos ha costado muchos años alcanzar: el impero de la ley, nuestras instituciones democráticas, los derechos individuales, la Democracia en definitiva", le ha reclamado al candidato de la coalición Bildu.

El pleno se ha suspendido hasta las 15:00 horas, cuando continuará con la intervención de los portavoces de los grupos.

Tras el debate se efectuará una votación en la que previsiblemente Bildu logrará los 22 votos de sus junteros y 1 de Aralar, el PNV obtendrá 14, el PSE/EE los de sus 10 procuradores y el PP sus 4 representante, lo que situará a la coalición independentista al frente de la institución foral.