Público
Público

Blanco afirma que la "abstención" puede convertirse en "desesperación"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, se dirigió hoy de nuevo a los "indecisos", porque considera que en ellos se encuentra la clave para evitar una derrota electoral socialista como la que vaticinan las encuestas, y recordó que la "abstención" puede convertirse en "desesperación" si gobierna el PP.

Blanco hizo estas declaraciones a los medios de comunicación después de participar en Lugo en un acto con jóvenes empresarios y autónomos para presentarles una parte de su programa en materia económica.

A su juicio, "si los indecisos toman la decisión de participar y reflexionan sobre el sentido de su voto, el día 20 de noviembre habrá una sorpresa electoral favorable para el Partido Socialista".

Por ello, recordó que, ahora que "entramos en la recta final de la campaña electoral", queda todavía "mucho camino por delante y mucho trabajo por hacer" por parte del Partido Socialista, para convencer a ese "número muy importante de indecisos" y provocar un vuelco electoral.

"A eso nos vamos a dedicar intensamente de aquí al día de las elecciones", dijo Blanco.

Según el ministro y cabeza de lista por la provincia de Lugo, "sabe todo el mundo que la abstención no crea escuelas públicas, no crea hospitales y no garantiza la Ley de la Independencia, ni la igualdad de oportunidades".

"La abstención tampoco garantiza el avance y la modernización de las infraestructuras del país", añadió Blanco, quien también lanzó un mensaje a los potenciales votantes del nacionalismo gallego, para concentrar el apoyo a la izquierda, cuando dijo "ni la abstención ni la dispersión del voto".

"Aquí se trata de decidir si gobierno el Partido Socialista o Gobierna el PP", insistió.

A su juicio, "algunos pueden tener una alegría el día 20 de noviembre, pero esa alegría puede convertirse en una desesperación si gobierna el PP y utiliza la excusa de la crisis para recortar derechos, frenar el avance en la igualdad de oportunidades y retroceder en la modernización del país mediante la paralización de las grandes infraestructuras".

"Rajoy ya lo ha dicho: le voy a meter la tijera a todo", concluyó.