Público
Público

Blanco confía en un próximo acuerdo con los controladores

Espera que las "buenas palabras" de los controladores se traduzcan en "hechos concretos" y no en huelgas de celo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Fomento, José Blanco, ha calificado de 'positiva' y 'buena' la decisión de los controladores de renunciar a la huelga en agosto, aunque lamentó que no se trate de una renuncia definitiva para que en el marco del proceso de negociación no 'haya pendiente una amenaza', si bien confió en que el acuerdo pueda sustanciarse en los 'próximos días'.

'Nuestra posición no ha variado', indicó Blanco en una entrevista concedida a Europa Press, y recordó que hasta la ruptura de las negociaciones se estuvo a punto de alcanzar un principio de acuerdo en la mayoría de los temas planteados por USCA, en lo que vio 'un punto de inicio para seguir avanzando'. 'Valoramos este avance y esperamos que se pueda sustanciar en los próximos días', confió.

Preguntado por si teme que se produzcan huelgas de celo o una nueva convocatoria en septiembre, Blanco dijo creer en la 'buena voluntad' expresada por los controladores.

'No tengo ninguna animadversión contra ellos, contrariamente a lo que pueda parecer; han manifestado su compromiso de negociar, de dialogar y de avanzar, y yo me quiero quedar con eso', apuntó Blanco, para añadir que, si esa voluntad se traslada en 'hechos ciertos', será el primero en reconocerlo. 'No valen sólo las buenas palabras sino los hechos concretos', avisó.

En cualquier caso, si se produjera la misma situación después de agosto, Blanco afirmó que en todo momento el Gobierno preservará el 'interés general'. 'Seguiremos tomando las medidas necesarias. Mi primera responsabilidad es defender el interés general y la seguridad, me gustaría tomar soluciones fruto del consenso y del acuerdo, pero si no lo hay, mi obligación es seguir tomando decisioes', zanjó.

 Así se ha expresado el diputado nacional de IU, Gaspar Llamares, cuando ha dejado claro este miércoles en Gijón que el ministro de Fomento 'no roba a los ricos para dárselo a los pobre', en alusión a la rebaja de salarios en el tema de los controladores aéreos y ha pedido al Gobierno que no oculte su intención de privatizar AENA.

Llamazares ha reiterado su oposición a imponer un convenio a los trabajadores aéreos y ha mostrado su preocupación por la seguridad si se lleva a cabo la privatización.

Asimismo, ha asegurado que el Gobierno se ha buscado un problema al tratar de crear un atajo frente a los trabajadores en lugar de negociar. En esa línea ha insistido en que Fomento usa el caso de los controladores para ocultar una maniobra de privatización del sector aeronáutico de este país, a la que, a su juicio, 'no se había atrevido ni la derecha'.

'AENA está en proceso de privatización y, por si fuera poco, el Gobierno ha decidido privatizar las torres de control, es decir, privatizar una parte de la seguridad aérea y la formación de los controladores que antes era un asunto público', ha señalado antes de indicar que ahora la formación es asunto de universidades privadas.

A este respecto, ha recalcado que fue el Gobierno quien provocó la situación del salario de los controladores y los privilegios de éstos, al no convocar en los últimos años ninguna plaza y al sustituir las horas normales por extras.

Respecto a la gestión privada, ha indicado el diputado de IU que Blanco está 'malbaratando' el patrimonio público de AENA y de los españoles y ha invitado a ver la forma en que las empresas privadas van a respetar los derechos de los usuarios, especialmente la seguridad aérea.