Público
Público

Blanco: "Los recortes no van a gustar nadie"

El ministro de Fomento dice que la crisis "obliga a hacer más con menos" y anuncia un plan de eficiencia para las obras públicas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Fomento, José Blanco, dijo este miércoles  que va a haber un ajuste de inversión en infraestructuras que 'no va a contentar a todos o probablemente a nadie', pero se hará con el mayor consenso posible.

Así respondió el ministro en el pleno del congreso a una interplación de CiU sobre el plan de austeridad del Gobierno 2011-2013 y más concretamente el de acción inmediata 2010, que prevé un recorte del presupuesto para este año en 5.000 millones de euros, de los que 3.500 millones se reducirán de distintos ministerios, y su grueso, 1.760 millones, corresponden a Fomento.

Explicó que el plan de austeridad 2010 del Gobierno está limitado por una línea roja en la política social, educación e investigación y desarrollo, y dijo que prefiere que se posponga la construcción de un kilómetro de autovía que un parado se quede sin ayuda o un estudiante, sin beca de estudios.

Insistió en que la prioridad del Ejecutivo es atender a personas y si a Fomento le ha tocado un mayor ajuste de inversión es algo 'lógico' porque también es el ministerio con el mayor presupuesto, 7 de cada 10 euros que se invierten corresponden a este Departamento.

No obstante, matizó que no va a haber un recorte de inversión, sino más bien una forma distinta de inversión porque el plan de colaboración público-privada contribuirá a mantenerla en niveles similares a los presupuestados, en torno a 30.000 millones de euros.

A su juicio, la colaboración público-privada adquiere ahora 'un mayor protagonismo que cuando fue concebido' y tendrá una incidencia inmediata en la actividad económica.

Fomento actualizará, entre otros, el PEIT, porque no todo en él previsto es imprescindible, para definir aquello que no es asumible o necesario en estos momentos, lo que provocará un impacto que se va a notar en los próximos tres años.

Insistió en que no va a actuar 'bajo criterios partidistas', sino con responsabilidad porque no todo se puede ejecutar a la vez y no todo es vital, pero advirtió de que si no es posible un acuerdo con las CCAA, tomará decisiones para ganar en eficacia y reducir costes y, con ello, garantizar la actividad económica en España.

Para liberar más recursos, Blanco rebajará la masa salarial de Fomento, reducirá los altos cargos, integrará algunos organismos y preparará un plan de eficiencia para las obras públicas.

El titular de Fomento quiere conseguir construir los mismos kilómetros de autovías o vías de ferrocarril con menos recursos, para lo que analizará caso a caso, con el objetivo de elaborar una guía que fije el coste máximo para cada actuación.

Todo ello se acompañará de un estudio de rentabilidad desde el punto de vista social y económico, porque 'no podemos impulsar un cambio basado en competitividad si no somos un ejemplo de ello'.

En su opinión, la crisis 'obliga a todos a hacer más con menos', pero también supone una oportunidad para dar un salto importante en eficiencia.