Publicado: 27.12.2013 07:35 |Actualizado: 27.12.2013 07:35

Blesa aprobó el crédito de 24 millones a Díaz Ferrán sabiendo que no pagaba

Un mes antes de cerrarse el acuerdo, el director de Negocio de Caja Madrid informó en un mail a su presidente que en 2004 y 2005 el exjefe de la patronal no había pagado "nada de lo comprometido" respecto a Seguros Mercurio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El director de Negocio de Caja Madrid Matías Amat informó por correo electrónico el 22 de octubre de 2008 al entonces presidente de la entidad, Miguel Blesa, que Gerardo Díaz Ferrán había incumplido el contrato de los préstamos recibidos en 2004 y 2005 para Seguros Mercurio. "No nos pagó nada de lo comprometido", incluyó el mensaje. Pese a ello, Caja Madrid otorgó menos de un mes después, el 17 de noviembre de 2008, un préstamo de financiación similar a Díaz Ferrán, en esta ocasión por 24 millones de euros y referido a Viajes Marsans.

El equipo de la Guardia Civil que investigó el caso a las órdenes del juez Elpidio José Silva sí dió mucha trascendencia al contenido de los mails intervenidos a Blesa, que quedarían posteriormente sin efecto al ser anulada la causa por la Audiencia Provincial de Madrid.

"A juicio de los investigadores, del tráfico de tales correos se puede deducir cierta complicidad/confianza entre el sr.Blesa y el sr.Díaz Ferrán, ya que éste último llega a proponer al que fuera presidente que el crédito (se refieren ahora a otro de 3 millones de euros para pagar las nónimas de Air Comet, y que no le fue concedido) se lo de a nombre de su socio Gonzalo Pascual", dice un informe de la Guardia Civil de 18 de abril de este año, donde se analizan los mails del expresidente de Caja Madrid.

En el mismo documento, los investigadores destacan que la recepción por Blesa de la información sobre el incumplimiento de un contrato de financiación para Seguros Mercurio en 2004 por parte de Díaz Ferrán,  "debería haber encendido las alarmas sobre la persona de Gerardo Díaz Ferrán, y haber provocado que las concesiones de créditos al mismo se hicieran bajo unas altas garantías reales de cobro, y un seguimiento escrupuloso de las obligaciones impuestas a éste".

Sin embargo, el 17 de noviembre de 2008, el Consejo de Administración de Caja Madrid, presidido por Blesa --que tenía además el voto delegado de Díaz Ferrán en esa reunión-- autorizó la apertura de una cuenta de crédito por importe de 24 millones de euros a favor de Holdisan Inversiones S.L. y Parihol Inversiones S.L., empresas de Díaz Ferrán y su entonces socio en Marsans Gonzalo Pascual (ya fallecido).

Para la Guardia Civil, por parte de Caja Madrid "se debió extremar el seguimiento de las obligaciones impuestas al grupo de Gerardo Díaz Ferrán, ya que el mismo dispuso de la totalidad de los 24 millones de euros, sin aportar para ello la oferta vinculante de compra sobre Viajes Marsans". Asimismo, ya afirmaban entonces que se podrían haber pignorado, por parte de Caja Madrid, las acciones de Marsans, al ser éstas, indirectamente, garantía del pago del crédito.

Ocurrió algo bien distinto. Según subraya el informe, en correo electrónico fechado el 21 de agosto de 2009, Blesa y Amat hablan sobre autorizar un excedido por 2 millones de euros en la póliza de crédito concedida a Díaz Ferrán. Ese mismo mes se aprueba el mismo, recibiendo el entonces jefe de la patronal y consejero de Caja Madrid los 2 millones. Y ello pese a que, como se sabrá a final de año, el 29 de julio de 2009 ya tenía pignoradas las acciones de Marsans pero no con la caja madrileña, sino con Banesto.

En octubre de 2009, Díaz Ferrán intenta involucrar a Blesa en la concesión de un nuevo crédito de 3 millones para pagar las nónimas de Air Comet. El exjefe de la patronal, vía SMS, le pide "un empujón" al asunto, a lo que Blesa le explica que no es fácil porque ya tiene un excedido. El expresidente de la CEOE realizó un último intento pidiendo que se concediese el crédito a Gonzalo Pascual, que no era consejero, pero la operación no se cerró.

Sí se inició con buen pie otra operación para conceder a Díaz Ferrán y Pascual un préstamo de 26,5 millones de euros para cancelar la cuenta de crédito de 24 millones. El Consejo de Administración de la caja la aprobó el 23 de noviembre de 2009, pero no llegó a culminarla al conocerse que las acciones de Marsans habían sido pignoradas a favor de Banesto.

En el correo de Matias Amat a Blesa del 22 de octubre de 2008 --antes de concederse el crédito de 24 millones--, el primero hablaba así de la petición de Marsans: "Tuvimos reunión ayer. Están tiesos, les faltan 50 millones por que los bancos no les han renovado líneas. Prometen el famoso mandato de venta, pero el precedente de Seguros Mercurio no es bueno. Estamos viendo que podemos hacer".

A continuación, Amat pegaba el correo enviado por otro directivo de Caja Madrid, Carlos Contreras, que detallaba las vicisitudes del contrato por Seguros Mercurio. "No nos pagó nada de lo comprometido", resumía esta persona sobre Díaz Ferrán.

En cuanto a la ampliacón del crédito de 24 millones a 26 que se hizo en agosto, el 21 de eses mes Blesa se refería así al asunto en un correo a Matías Amat: "Que me lo comente mañana a primera hora, le diré algo a Gerardo y luego se lo explique Gonzalo. Tendría que ponernos alfombra roja. Gracias".

Respecto a los sms cruzados el 26 de octubre de 2009 en relación a un crédito de 3 millones que pretende Díaz Ferrán, la secuencia empezó con un mensaje de este último: "Miguel, por favor, no te olvides de ayudarme con el tema de las nónimas de Air Comet, estoy verdaderamente abrumado del lío que me pueden montar, estoy hablando con Gonzalo Alcubilla pero veo q si tu no das un empujón no va a salir. Millones de gracias Abzs GDiaz".

Blesa contesta: "Estoy en contacto permanente con Gonzalo para buscar una solución pero lo de las nóminas es difícil siendo consejero y con el excedido, no obstante lo intentamos". "Podemos hacerlo con mi socio Gonzalo Pascual --propone entonces Díaz Ferrán-- que no es consejero...Estoy en un tremendo problema...ya te das cuenta...Haz lo que puedas Gracias Abzs". Todo se cierra con un nuevo mensaje del entonces jefe de la patronal: "Miguel finalmente Alcubilla me ha dicho q no, gracias de todos modos por tu interés. Abzs GDiaz".

En la causa también fue determinante un informe de la auditora KPMG sobre la concesión del crédito a Díaz Ferrán y la forma de operar de Caja Madrid en ese periodo, que tuvo en cuenta igualmente algunos de los correos electrónicos de Blesa y otros directivos de la entidad. El dictamen apreció varias irregularidades así como que la entidad no evaluó correctamente los riesgos de la operación y se saltó la Ley de Cajas al aprobar el crédito el 17 de noviembre, sin esperar a la autorización preceptiva de la Comunidad de Madrid, que no se produjo hasta el 10 de diciembre, pese a que desde el primer instante se permitió disponer de la financiación a Diaz Ferrán y su socio.

Entre las conclusiones del informe de KPMG, destaca que Caja Madrid otorgó entre 2003 y 2010 créditos a las empresas de Díaz Ferrán y sus familiares por importe de 131 millones de euros, contando los 26,6 aprobados para Marsans entre 2008 y 2009.

Pese a esos indicios hallados por los investigadores, la investigación por el crédito a Díaz Ferrán se encuentra sobreseida provisionalmente por orden de la Audiencia Madrid, que anuló la mayoría de las actuaciones del juez Silva. El magistrado abrió una pieza separada a Blesa por la compra por Caja Madrid del City National Bank of Florida por 1.100 millones de dólares, en el marco de la cual fue cuando le envió dos veces seguidas a prisión, primero con fianza de 2,5 millones de euros y después de forma incondicional.