Publicado: 23.04.2014 13:48 |Actualizado: 23.04.2014 13:48

Blesa: "He sufrido mucho daño en la vida personal, profesional y familiar" por el juez Silva

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, está compareciendo este miércoles como testigo en el juicio que se sigue contra el juez Elpidio José Silva por prevaricación. El titular del juzgado de instrucción 9 de Madrid ordenó a finales de 2012 en dos ocasiones su ingreso en prisión mientras instruída la compra por parte de Caja Madrid del Banco de Miami.

Nada más comenzar la declaración, cuando ha sido preguntado por si tenía algún sentimiento contrario a Silva, el expresidente de Caja Madrid ha respondido que no tenía "ninguna relación ni sentimiento". En ese momento ha interrumpido el juez juzgado, para incididir que el testigo "ha mentido" porque le constaba por declaraciones a la prensa que no confiaba en él como juez.

Blesa ha reconocido que a la salida de la cárcel de Soto del Real atendió "brevemente a unos periodistas" a los que dijo que estaba deseando tener "un juez imparcial". "El juez, hoy acusado de prevaricación —ha agregado—, dijo si yo me creía que esto era un restaurante donde podía escoger el menú", ha explicado el expresidente de Caja Madrid. Y, siguiendo con el símil de la comida, ha apostillado: "yo lo único que pretendía era que no me diera comida de mierda".

Tras estas cuestiones previas, el fiscal Carlos Moix ha comenzado el interrogatorio del Blesa. El abogado de Elpidio José Silva ha pedido abandonar la sala ya que el juez ha renunciado a su defensa. Nuevamente, el juez juzgado ha vuelto a interrumpir, diciendo que no tiene defensor, y el presidente del tribunal, Arturo Beltrán, ha replicado "dice que está indefenso pero no para de hablar", interrupciones que el tribunal se toma "con paciencia franciscana".

Asimismo, Blesa ha acusado al juez Silva de haberle causado un daño cuando lo encarceló dos veces en el año 2012 durante la instrucción de la compra del Banco de Miami por esta entidad."He sufrido mucho en la vida personal, familiar", ha declarado Blesa respecto al daño que le ha hecho a su familia "y a mi prestigio, que lo tenía". No sólo por las dos veces que lo encarceló, ha asegurado, sino porque "no ha cesado en aparecer en radios y entrevistas. Solo parece que existe una justicia, que es la que él administraba" hasta llegar "al paroxismo cuando dijo que yo me dedicaba al tráfico de armas junto con ilustres personas", ha destacado.

La declaración de Blesa ha sido muy breve. El abogado de la defensa no ha interrogado a Blesa ni se ha permitido a Silva interrogarlo ya que no se ha personado formalmente como letrado de su propia defensa. Y la defensa ha renunciado a interrogar testigos, como ha ocurrido a lo largo de toda la jornada. Al término de la declaración, Silva ha pedido al menos "unos días, unas horas" para poder designar a un nuevo abogado ya que ha renunciado a la defensa de Cándido Conde-Pumpido, lo que no fue aceptado por el tribunal.

El presidente del tribunal, Arturo Beltrán, ha expulsado de la sala a una preferentista y le ha impuesto una multa de 100 euros. El conflicto ha surgido cuando Blesa ha comenzado a decir que había sufrido un daño personal y profesional por parte del juez Elpidio José Silva. Una preferentista presente en el juicio ha interrumpido y ha gritado "¿Y lo que hemos sufrido los demás?".

El expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, a la salida del tribunal tras declarar en el juicio contra el juez Elpidio José Silva. EFE

Beltrán ha pedido que la persona que había gritado se pusiera en pie y ha ordenado su expulsión y le ha impuesto una multa de 100 euros. El público ya había sido advertido de guardar silencio so pena de ser multado. Conde-Pumpido ha expresado que no se podía creer lo que se estaba produciendo: "Esta pobre señora tenía el dinero de una indemnización metida en las Preferentes y se ha quedado sin él".

Más de una docena de personas han abandonado con ella la sala, entre gritos de "yo no tengo ni para operarme del pie", "esto es una vergüenza", "80.000 euros me robó ese tío criminal", "parece mentira que no tengamos ni para comer". Mientras, el presidente del tribunal pedía "que todo el que tenga que decir algo, que salga". "No estamos juzgando al señor Blesa", insistía el juez mientras salía parte del público: "Hay que guardar el orden y las formas. Estaba todo el mundo advertido. El tribunal ha aguantado que le llamen ladrón".

Entonces ha tomado la palabra Elpidio José Silva (despues de que se escuchara en un micrófono abierto como decía "esto es lo que yo quería") para solicitar salir de la sala: "Necesito retirarme para llorar"."Puede llorar aquí", se ha oído al fiscal, Carlos Moix. Conde-Pumpido ha denunciado: "El fiscal se está riendo de esta situación". Al término de la sesión, Silva ha vuelto a pedir al juez unos días para elegir a un nuevo abogado.