Publicado: 26.12.2013 07:00 |Actualizado: 26.12.2013 07:00

A Blesa le salió a devolver el IRPF 167.000 euros entre 2005 y 2011

En el mismo periodo ganó 17,2 millones de euros, de los que Hacienda se quedó con 7,4 millones. En el año 2007 se dobló el sueldo, pasando de 1,7 millones a 3,5

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Miguel Blesa consiguió que el IRPF le saliera a devolver en cada uno de los siete ejercicios fiscales del periodo 2005-2011, por un total de 167.647 euros. En esos años había obtenido unas retribuciones de Caja Madrid, la entidad que presidía, de 17,2 millones de euros, de los que había pagado a Hacienda en concepto de retenciones 7,4 millones.

Son los datos oficiales de sus declaraciones de la renta, que fueron incorporados al sumario abierto contra él en los Juzgados de Madrid por la concesión de un crédito de 26,6 millones de euros al entonces presidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán, que lleva un año en la cárcel acusado de ocultar delictivamente su patrimonio a los acreedores de Viajes Marsans.

El juez Elpidio José Silva pidió aquellos documentos a la Agencia Tributaria dentro de su investigación a Blesa y Díaz Ferrán, y los obtuvo pese a varias protestas del exbanquero, que lo consideró "insólito e injustificable" en un escrito --de diciembre de 2012-- donde ya sostenía que el hecho de que se reclamaran a Bankia además sus correos electrónicos era un "ataque" a su intimidad.

El análisis de sus declaraciones de IRPF ponen de manifiesto entre otras cosas que Blesa se dobló el sueldo en el año 2007, pasando de cobrar 1.752.890 euros en el año 2006, a 3.539.946 en 2006. Ya nunca bajaría de la frontera de los 3 millones de euros de salario anual mientras estuvo de presidente de la entidad (hasta enero de 2010, aunque este último año por las indemnizaciones correspondientes se embolsó 3.690.504 euros).

Blesa, inspector de Hacienda de profesión, obtuvo una declaración de IRPF negativa desde el 2005 y hasta 2011, y nunca renunció al reembolso (posibilidad que deja abierta la Agencia Tributaria). En 2005 cobró 1.683.815 euros de sueldo, le calcularon una cuota de 691.178 euros a pagar, pero le habían retenido 721.649 euros. Total: 30.470 euros a devolver.

En 2006, sus retribuciones dinerarias fueron de 1.752.890 euros, y según su declaración le correspondía pagar 733.678 euros. Le habían retenido 751.878 euros, por lo que Hacienda le devolvió 18.199.

Sus emolumentos en 2007 se dispararon: 3.539.946, por los que, según los datos de su declaración, debía pagar 1.477.662 euros, pero cómo, nuevamente, la retención había sido mayor (1.497.922), tocó que Hacienda le devolviese 20.259 euros. Parecido ocurrió en 2008 (3,1 millones de salario, y 45.830 euros de IRPF a devolver), en 2009 (3,4 millones de retribuciones, y una declaración de la renta negativa de 43.702 euros), y 2010 (3,6 millones de euros de ingresos, y 17.941 euros de cuota a devolver del impuesto de la renta).

En 2011, al perder el puesto en Caja Madrid, los ingresos se le redujeron a tan sólo el 3% de lo que había ganado en 2010 de la entidad: 96.191 euros anuales. En ese ejercicio, sin embargo, la cuota que le salió a pagar era porcentualmente mucho más elevada que en los años en los que cobró cantidades astronómicas de la Caja. En concreto,  49.061 euros (más del 50% de sus ingresos), pero le habían retenido 60.546 euros, por lo que le devolvieron 11.484.