Público
Público

El BNDES fomenta el liderazgo de Brasil

El Banco tuvo un papel destacado durante la crisis financiera internacional. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Banco Nacional de Desarrollo (BNDES) de Brasil, una piedra angular de la estrategia económica de la economía más pujante de América Latina, movilizó inversiones por nada menos que 168.400 millones de reales (73.315 millones de euros) en 2010 para financiar todo tipo de proyectos, desde la recapitalización de la estatal Petrobras hasta proyectos para pequeñas y medianas empresas. También tuvo un papel destacado durante la crisis financiera internacional, mediante su participación en el mercado del crédito.

En esencia, la función del BNDES es ayudar a financiar aquellos proyectos que las empresas privadas por sí solas no conseguirían poner en marcha; es una tarea similar a la de entidades como el Banco Europeo de Inversiones. Así lo ha explicado su presidente, Luciano Coutinho: 'Brasil precisa invertir alrededor de 40.000 millones de dólares al año en infraestructuras, proyectos con un perfil de larga maduración, que necesitan crédito con un plazo de 15, 20 o 30 años, y que sólo el BNDES consigue efectuar'.

El banco financia buena parte de los proyectos de envergadura en Brasil, desde la construcción de hidroeléctricas y parques eólicos a las infraestructuras para el Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos que Rio de Janeiro acogerá en 2016, pasando por proyectos de prevención de catástrofes naturales o de prevención de la deforestación amazónica. Un 47% de los recursos se dedican a la promoción de la industria, y otro 31% a las infraestructuras; la tercera prioridad son el comercio y las exportaciones.

En los últimos años, en consonancia con la creciente relevancia de la economía brasileña en el escenario mundial, el BNDES se ha convirtiendo en un elemento fundamental para la internacionalización de las empresas de país, sobre todo en Iberoamérica, pero también en otras partes del mundo, incluida Europa. El banco ha abierto una oficina en Montevideo, sede del Mercosur, y cuenta con una subsidiaria en Londres.

Además, el llamado Sistema BNDES cuenta con agencias subsidiarias la Agencia Especial de Financiamiento Industrial, centrado en la provisión de maquinaria y equipamiento, y el BNDESPAR (BNDES Participaciones), destinada a posibilitar la suscripción de valores mobiliarios en el mercado de capitales brasileño.

La creciente relevancia del BNDES ha llevado a la creación de una plataforma ciudadana que demanda la democratización de la toma de decisiones del banco.

El brasileño es el banco de desarrollo más importante de la región. Los éxitos que ha cosechado han llevado a la vecina Argentina a plantearse la creación de una entidad similar. El Gobierno de Cristina Fernández ha enfatizado la 'necesidad de crear un banco de desarrollo para impulsar la inversión', tras la experiencia fallida del Banade (Banco Nacional de Desarrollo).

Por su parte, el Banco del Desarrollo chileno, enfocado a las clases carentes y los microempresarios, tiene una relevancia mucho menor en la economía del país.