Público
Público

El BNG despierta del sueño de gobernar desde el nacionalismo

El candidato del BNG  valora que los apoyos recibidos "son importantes".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El portavoz nacional del BNG y todavía vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, no se preocupó por disimular su extraordinaria decepción por el resultado electoral. 'Me gustaría tener un momento de recuerdo, memoria y pena por no haber conseguido los objetivos que teníamos en la Vicepresidencia', dijo el líder nacionalista en una corta y sentida comparencia pública escasos minutos después de que su socio en el Gobierno, Emilio Pérez Touriño, reconociera la derrota.

'Empieza una nueva etapa para el país, y el compromiso del BNG va a ser como estos tres años y medio de gobierno: estar al lado de la gente'. Quintana, que no hizo ninguna mención a su continuidad al frente del partido nacionalista, aseguró que 'mañanapor hoy la preocupación no será la situación del BNG, sino estar al lado de la gente, que está pasando por una situación difícil».

Los nacionalistas, que hace cuatro años se hacían con importantes parcelas de poder en la Xunta, perdieron dos puntos en porcentaje de voto y un escaño en la provincia de A Coruña, cuya lista encabezaba precisamente Anxo Quintana. Los resultados del 1-M sitúan al todavía vicepresidente de la Xunta en una delicada situación al frente del partido. El candidato nacionalista se había preocupado durante este tiempo de ofrecer una imagen nacionalista moderada y, según él mismo subraya, el paso por el gobierno del BNG desterró la idea de 'cuernos y rabos' que le otorgaban en el pasado. Pero el electorado no parece haberlo entendido.

El récord de escaños de los nacionalistas fue con Xosé Manuel Beiras en el año 1997, con 18 diputados y 395.000 votos, superando por primera vez al PSdeG-PSOE, que había presentado como candidato a la Xunta a Abel Caballero. Pero aquello es ya historia.