Público
Público

Bobby Brown, a la cárcel por conducir borracho

El cantante pasará 55 días entre rejas y cumplirá un año y medio de terapia contra el alcoholismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cantante Bobby Brown, exmarido de la fallecida Whitney Houston, fue sentenciado hoy a 55 días de prisión por conducir ebrio, y un año y medio de terapia contra el alcoholismo, según informó la página web TMZ. Se trata de la tercera ocasión en la que Brown es condenado por un delito similar. Una vez salga de la cárcel, donde tiene que ingresar el 20 de marzo, el artista pasará cuatro años en libertad condicional. Brown fue detenido la última vez en octubre pasado por conducir en estado de embriaguez, apenas unos meses después de una detención anterior por lo mismo.

El oficial de policía que detuvo el vehículo de Brown en Studio City (Los Ángeles) durante un control dijo que percibió 'un fuerte olor a alcohol'. El artista quedó bajo custodia de las autoridades y fue puesto en libertad bajo fianza horas después del incidente. En marzo de 2012, Brown fue también arrestado en Los Ángeles por dar positivo en otro control de alcoholemia. La policía detuvo el vehículo tras detectar que Brown infringía las normas de tráfico por hablar por teléfono móvil mientras estaba al volante, y se percató de que el conductor estaba ebrio.

En agosto pasado, Brown ingresó en una clínica de rehabilitación para tratar sus problemas de adicción al alcohol, admitió su portavoz entonces. Brown tenía la licencia de conducir suspendida desde 2012. El cantante está casado con su manager, Alicia Etheridge, desde junio de 2012. En 1996, Brown se declaró culpable de conducir borracho en el estado sureño de Georgia y pasó ocho días en prisión.

Brown estuvo casado con Whitney Houston durante 14 años hasta que ella decidió poner fin al matrimonio entre acusaciones de malos tratos en 2007 y abuso de drogas. La pareja tuvo una hija, Bobbi Kristina Brown. Houston falleció el 11 de febrero de 2012 en Los Ángeles por un ahogamiento accidental en la bañera de su habitación de un hotel en Beverly Hills después de haber consumido cocaína, según determinó la autopsia.