Público
Público

Un Boeing-737 se estrella en los Urales y mueren sus 88 ocupantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Moscú 14 sep (EFE).- Un avión de la aerolínea rusa Aeroflot se estrelló hoy en Perm, ciudad junto a los montes Urales, accidente en el que murieron sus 88 ocupantes, 83 pasajeros y cinco tripulantes, informaron las autoridades de Rusia.

"Al chocar contra el suelo el avión estalló y se incendió. Esas circunstancias no dejan ninguna esperanza de que haya sobrevivientes", dijo a la emisora de radio "Echo Moskvy" un portavoz del Ministerio de Rusia para Situaciones de Emergencia.

Agregó que los restos del aparato, un Boeing-737-500, quedaron diseminados en un radio de cuatro kilómetros, muy cerca de unas casas, en una cañada dentro de los límites de Perm, ciudad situada a 1.700 kilómetros al este de Moscú y que era su punto de destino.

"El avión cayó junto a las calles Sovietskaya Armia y Torpinski, en el distrito Industrialni de Perm. Por lo visto, los pilotos trataron de evitar un choque con las casas", precisó.

Según fuentes policiales de Perm citada por la agencia oficial RIA-Nóvosti, la causa del accidente pudo haber sido un incendio en una de las dos turbinas del avión, que realizaba el vuelo regular 821 entre Moscú y Perm.

De acuerdo con esa versión, aún sin confirmar, los pilotos del Boeing intentaban efectuar un aterrizaje de emergencia.

El contacto con el aparato se perdió a las 01.12 hora de Moscú (21.12 GMT del sábado) cuando sobrevolaba a una altura de 1.800 metros, según declaró a la agencia Itar-Tass Irina Andriánova, portavoz del ministerio de Situaciones de Emergencias.

Vladímir Markin, portavoz de la Fiscalía de Rusia declaró que en el avión siniestrado se hallaban 88 personas: 83 pasajeros, de ellos siete niños, y cinco tripulantes.

Anteriormente se había informado de que a bordo del avión de Aeroflot había un total de 87 personas.

El Boeing-737-500 ya había iniciado la maniobra de aterrizaje cuando se estrelló en Perm, ciudad de cerca de un millón de habitantes.

El avión cayó sobre la línea férrea del Transiberiano, lo que obligó a suspender el tráfico en el tramo Yekaterimburgo-Perm.

"El tráfico en este sector ha sido suspendido de manera indefinida. Todos los trenes que se dirigen desde la parte occidental del país a Siberia y a Extremo Oriente han tenido que modificar sus rutas", dijo un portavoz policial a RIA-Nóvosti.

Se desconocen las causas del accidente, así como las condiciones atmosféricas en el lugar cuando el aparato llegaba a su destino.

Fuentes oficiales rusas tampoco cuentan con información sobre la posibilidad de que el Boeing-737 hubiera sido blanco de un ataque terrorista.

El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, nada más ser informado de la catástrofe aérea, ordenó la creación de una comisión gubernamental encabezada por el ministro de Transporte, Igor Levitin, que se dirigirá en la próximas horas a Perm para investigar las causas del accidente.

La portavoz del Ministerio de Emergencia indicó que cerca de 300 especialistas trabajan en el lugar donde se estrelló el avión de pasajeros.

"Contamos con el personal y los recursos necesarios en la zona de la tragedia. En vista de ello, enviaremos de Moscú a Perm sólo un equipos de psicólogos del ministerio para atender a los familiares de las víctimas", dijo Andriánova.

El accidente en Perm es la mayor catástrofe aérea rusa desde agosto del 2006, cuando un avión Tu-154 de la compañía aérea Púlkovo, que realizaba un vuelos entre las ciudades rusa de Anapa y San Petersburgo, se estrelló junto a la ciudad ucraniana de Donetsk cuando intentaba sortear una tormenta.

En esa catástrofe murieron todos los ocupantes de avión: 160 pasajeros y 10 tripulantes.