Público
Público

Bojan: "Vivir la experiencia desde el otro lado también me ha hecho crecer"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Reyno de Navarra, 16 de septiembre de 2007, partido de Liga ante Osasuna. Un chaval de 17 años se convierte en el tercer jugador más joven en debutar oficialmente con la camiseta azulgrana. Su nombre, Bojan Krkic (Linyola, 28/08/1990), 1,70 metros de estatura y apenas 65 kilos de peso.

Año y medio después, en pleno debate sobre si Bojan ha visto frenada su progresión, el delantero del Barcelona celebra su segundo partido como titular en Liga esta temporada, haciendo lo mejor que sabe hacer: marcando los dos tantos del choque ante el Almería.

"Pude aprovechar mi oportunidad, pero lo más importante fue conseguir la victoria y mantener la ventaja en la clasificación. Sé que debo seguir trabajando con la misma mentalidad, y de esta forma, los resultados y goles llegarán", explica en una entrevista a la Agencia EFE.

Han pasado 18 vertiginosos meses desde su debut, 543 días desde la explosión del fenómeno Bojan. "Todo fue muy rápido para mí, me llego todo de golpe", recuerda el delantero, doce goles (diez en Liga, uno en 'Champions' y otro en Copa) en 48 partidos a las órdenes de Frank Rijkaard, "el 'mister' que me introdujo en este mundo, y al que le voy a estar siempre muy agradecido porque me dio una oportunidad y, además, continuidad".

Por aquel entonces, las cosas no funcionaban en Can Barça. El equipo, que venía de una temporada en blanco tras regalar la Liga al Real Madrid, había dilapidado todo su crédito y vivía instalado en la autocomplacencia.

Eto'o volvía a lesionarse de gravedad, Henry no se había adaptado y Ronaldinho proseguía su caída en picado. El protagonismo de Bojan aumentaba en cada partido y el barcelonismo, hastiado de un equipo que parecía haberse cansado de ganar, lo acogió como a un nuevo ídolo.

Pero su adaptación al vestuario azulgrana no resultó tan fácil como la que vive en el terreno de juego. "En un vestuario de fútbol conviven 21 profesionales de alto nivel. El año pasado, las cosas no iban bien, y viví un poco la parte mala de lo que es el fútbol, pero eso me aportó mucha experiencia sobre cómo moverme en este mundo. No había nada raro en aquel vestuario, pero era yo, el niño, el que no estaba acostumbrado a nada", recuerda.

Entre los componentes de la plantilla, especialmente uno de ellos, el francés Thierry Henry, acogió a Bojan como un hermano mayor y fue el encargado de protegerle. "Titi se identificó con mi progresión, porque él empezó muy joven, como yo, también era un vestuario nuevo para él y me acogió de una forma especial, sí que es cierto que tenemos una buena conexión".

Un año después, las cosas han cambiado mucho para el punta catalán. Rijkaard ya no está, es Pep Guardiola quien dirige el equipo y Ronaldinho ha cambiado Barcelona por Milán. Ahora Eto'o, totalmente recuperado, va como un 'tiro', Henry se ha rehabilitado y Messi se ha convertido en el número uno.

"Es complicado jugar cuando tú estás en el banquillo y tienes a Messi, Henry y Eto'o delante, tres jugadores de lo mejor que hay en el mundo, pero lo importante es estar contento con tu trabajo, tener la conciencia de que te entrenas fuerte y haces todo lo posible para jugar. Luego, el técnico tiene que elegir entre 21 jugadores, y eso ya no depende de ti", explica.

Ahora, el de Linyola ya se ha ganado el respeto del vestuario, pero admite que esperaba tener un mayor protagonismo en su segunda temporada. "Venía con la intención de participar un poco más, formar parte más del equipo, pero la situación es la que es y no estoy descontento".

Bojan asegura que estará tranquilo "mientras siga progresando", y que de todo se aprende, por ejemplo, "de cómo estar en un equipo ganador, vivir la experiencia desde el otro lado, la parte en la que el equipo funciona y tú juegas menos".

Por eso el delantero ilerdense, que cuando cumplió la mayoría de edad firmó un contrato profesional hasta 2013 (80 millones de euros de cláusula de rescisión), no se plantea cambiar de aires, al menos por el momento.

"Desde el año pasado, mi objetivo es estar en este grupo y crecer en todos los sentidos, en esta casa que para mí siempre ha sido muy especial, y seguir en este club muchos años", afirma Bojan, quien añade que "nadie" le ha planteado "nunca" la posibilidad de marcharse cedido, "y si alguna vez tiene que llegar ese día, ya hablaremos".

Con Guardiola ha tenido menos minutos, pero sus cifras no son nada desdeñables: ya ha marcado nueve goles (los dos de ayer en Liga, tres en 'Champions' y cuatro en Copa) en 30 partidos, aunque su ascendencia en el once parece haberse reducido a los encuentros del torneo doméstico del KO, donde siempre ha jugado de inicio.

Por eso, Bojan Krkic confía en ser el '9' titular del Barcelona en la final de Mestalla (13 de mayo) contra el Athletic Club, aunque se muestra cauto cuando alguien le pregunta al respecto.

"Es cierto que en Copa lo he venido jugando todo, pero en la plantilla hay muchos jugadores y no soy yo quien decide", apunta Bojan, quien asegura que lo único que le importa de esa final es ganarla, "ya sea jugando, no jugando, marcando o no marcando, pero ganar por el equipo, por la afición, por el club y por mí, porque sería mi primer título con el Barça".

Bojan tiene razón: quien decide es Guardiola, con el que asegura no tener ningún problema, aunque le mime menos que Rijkaard. "El 'mister' me trata como a cualquier otro: me corrige lo que te tiene que corregir y me anima cuando me tiene que animar", comenta el canterano quien, a diferencia de otros compañeros, no parece muy dado a deshacerse en elogios hacia el nuevo entrenador.