Público
Público

Bolivia confirma 16 muertos y Morales se abre a revisar la nueva Constitución

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Bolivia, Evo Morales, se mostró hoy dispuesto a revisar su proyecto de Constitución para llegar a un acuerdo con sus opositores que pacifique el país, donde la violencia se ha cobrado 16 vidas en la región de Pando, declarada en estado de sitio.

Morales aseguró hoy a corresponsales extranjeros que sus bases le han autorizado a revisar la parte autonómica del nuevo texto constitucional con el que pretende refundar el país, pero con la premisa de que sea "por la unidad del país".

El Gobierno de Bolivia y sus opositores autonomistas, representados por el prefecto (gobernador) de Tarija, Mario Cossío, han abierto un proceso de diálogo donde coinciden en la necesidad de llegar a acuerdos para pacificar el país, azotado por la violencia en varias regiones.

La situación más grave persiste en la norteña y amazónica región de Pando, donde el Ejecutivo decretó este viernes el estado de sitio por el creciente número de víctimas en el enfrentamiento (el Gobierno rechaza este término y lo define como "masacre") entre opositores y seguidores al presidente Morales.

Según el último informe del Ministerio de Gobierno (Interior), el número de muertos se eleva ya a 16, tras el hallazgo de varios cadáveres en un monte y en las orillas de un río cercanos al lugar del choque, el poblado de Porvenir a poca distancia de la capital pandina de Cobija.

El presidente de Bolivia responsabilizó de la matanza al prefecto de Pando, el opositor Leopoldo Fernández. "Lo que pasó en Cobija con metralletas, sicarios y narcotraficantes brasileños y peruanos operando bajo el mando del prefecto de Pando es muy grave", aseveró.

Completamente distinta es la versión del gobernador pandino, que acusa al Ejecutivo y a los sectores afines a Morales de haber causado los incidentes violentos en su región.

Uno de los últimos episodios de violencia se produjo en la tarde del viernes en el aeropuerto de Cobija, donde hubo un tiroteo entre militares y opositores. Murieron un soldado (de 18 años, informó hoy el canal estatal) y un civil.

La situación de Pando, y concretamente de su capital, tras decretarse el estado de sitio, es de tensión y temor entre sus habitantes, según testimonios desde el lugar recabados telefónicamente por Efe.

La red Erbol reportó hoy que el estado de sitio se cumple "a medias" en Cobija, donde, según este medio, un grupo de autonomistas asaltó anoche dos tiendas de venta de armas de la ciudad, cuando ya se había decretado el estado de sitio.

Tras Pando, el presidente Morales dijo que no ampliará esta medida excepcional en otros puntos conflictivos del país si cesan los ataques contra instituciones del Estado y contra infraestructuras energéticas.

El Gobierno de Morales ha reforzado la presencia militar en los focos conflictivos. El diario paceño La Razón, citando fuentes militares, publica hoy que varias compañías del Ejército se desplegaron hacia las regiones de Beni, Pando y Tarija y que 15 tanquetas han salido desde La Paz rumbo a Santa Cruz.

Bolivia vive desde hace semanas una ola de protestas contra el Gobierno en varias regiones del país controladas por la oposición, que ha derivado en violencia desde el pasado martes.

Los prefectos opositores de Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija y Chuquisaca reclaman a Morales la devolución de los ingresos petroleros que recibían sus regiones por el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) y que el Gobierno recortó para pagar una ayuda directa a la vejez.